Inicio Artículo Reforma contra la violencia política de género: la participación de las mujeres...

Reforma contra la violencia política de género: la participación de las mujeres indígenas

93
0

Introducción

El 13 de abril del 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, unas reformas a diversas leyes generales y orgánicas en materia de violencia política con motivos de género (VPG) que impacta en diversas cuestiones. Esta reforma es la encargada de abordar la definición legal del término “violencia política”, así como las autoridades competentes para su tratamiento y las sanciones correspondientes.

Pero ¿qué es la VPG? Según el capítulo IV Bis de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia -el cual es un capítulo producto de la reforma mencionada-, esta se define como:

Toda acción u omisión, incluida la tolerancia, basada en elementos de género y ejercida dentro de la esfera pública o privada, que tenga por objeto o resultado limitar, anular o menoscabar el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de una o varias mujeres, el acceso al pleno ejercicio de las atribuciones inherentes a su cargo, labor o actividad, el libre desarrollo de la función pública, la toma de decisiones, la libertad de organización, así como el acceso y ejercicio a las prerrogativas, tratándose de precandidaturas, candidaturas, funciones o cargos públicos del mismo tipo (ibid: artículo 20 Bis).

Uno de los puntos abordados por la presente reforma es la VPG cometida contra las mujeres indígenas, pues inclusive las sanciones establecidas pueden aumentar si se incide en este tipo de casos: ¿en qué consiste la reforma mencionada? y ¿a qué se debe que se enfaticen los castigos contra la VPG hacia las mujeres indígenas?

El panorama sobre la participación política de las mujeres indígenas

La participación política de las mujeres tiene bases en las barreras ideológicas que se han establecido en cuanto a género en nuestro país, lo que ha mermado la posibilidad femenina de tomar acción en las decisiones del Estado, sin embargo, existe otro obstáculo al que se enfrenta la participación política de las mujeres indígenas: la propia característica indígena; como señala Odimba (2017), se entrelazan dos situaciones de desigualdad (de género y de comunidades indígenas) para configurar un espacio aún más difícil de participación.

Desigualdad de género

La participación política de las mujeres es un tema que ha recobrado importancia en los últimos años, y ante la cual se han tomado diversas acciones, entre las que resaltan aquellas tomadas en virtud de garantizar la paridad de género, ya que, según el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en México, la distribución porcentual entre algunos de los cargos políticos existentes en nuestro país durante los últimos cuatro períodos es la siguiente (tabla 1):

A pesar de que, como se muestra en la tabla anterior, la participación política de la mujer ha aumentado, y al menos en el Legislativo está cerca del 50-50, aún queda mucho trabajo por hacer: en 2019 solo 22.77% de los presidentes municipales eran mujeres (según el Instituto Nacional de las Mujeres, INMUJERES); además solo 9 mujeres han ocupado una gobernatura estatal (desde 1979, año en que por primera vez una mujer ocupó el cargo) y en nuestro país, después de casi 200 años desde nuestro primer presidente, ninguno ha sido mujer y solamente seis se han presentado como candidatas a dicho cargo.

Desigualdad de las comunidades indígenas

Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación de 2017, de la población mexicana de 18 años y más participante de la encuesta, el 17.7% no aceptaría que el Presidente de la República fuese indígena, aun cuando, según el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI, 2019), 25 millones de personas se consideran a sí mismas indígenas.

Pero ¿cuál es la importancia de la representación indígena en la política mexicana? Según el Instituto Nacional Electoral (INE), en México existen 28 distritos electorales con un 40% o más de población indígena, de los cuales 13 tienen porcentajes del 60% o más. En este tipo de comunidades, es necesario asegurar que la representación de sus intereses se lleve a cabo efectivamente de manera política.

Sin embargo, el problema de la participación política de la mujer indígena en nuestro país todavía no se encuentra totalmente dimensionado: “si ya es difícil tener estadísticas desagregadas por variable “indígena” (…), hoy es prácticamente imposible tenerlas por indígena y mujer a todos los niveles territoriales” (Cabrero, 2013: 52), pero, como establece este mismo documento, es posible identificar algunos casos: para el período 2012-2015, participaron cuatro mujeres de un total de 14 diputados indígenas en una cámara de 500 diputados (en el Congreso de la Unión) (ibid: 53).

¿De qué tratan estas reformas?

El 13 de abril de 2020 se publica en el Diario Oficial de la Federación el Decreto para reformar y adicionar diversas disposiciones en seis leyes generales y tres orgánicas[1], en las que se establece:

  • La definición de VPG, en donde se incluyen las maneras en las que se expresa y quienes pueden incurrir en ellas.
  • Los organismos públicos que pueden participar en las sanciones
  • Como requisito para Senadores o Diputados federales el estar libre de condena por VPG.
  • Se enfatiza en la paridad de género durante los procesos electorales y en la promoción de la educación cívica con razones de género.
  • Las sanciones para quien cometa alguna falta en materia de VPG, que van desde uno hasta seis años de prisión y de 50 a 300 días de multa.

Cuando las afectadas sean mujeres indígenas, la modificación a la Ley General en Materia de Delitos Electorales establece que las penas determinada para VPG se incrementarán en un 50%.

Conclusiones

Desde la participación política femenina, sí bien los primeros esfuerzos realizados en años recientes han comenzado a dar frutos al aumentar su presencia en espacios donde antes no eran representantes como en la Cámara de Diputados o en el Senado de la República, aún hacen falta esfuerzos no solo gubernamentales, sino también sociales que permitan lograr un espacio entre aquellos puestos considerados de mayor importancia para la toma de decisiones.

Por otro lado, la participación política de las comunidades indígenas, a pesar de ser reconocidas oficialmente desde 2001 por el Artículo Segundo Constitucional y a pesar de las acciones como las del INE y su división de distritos electorales para que se permita una mayor participación de las regiones indígenas, los esfuerzos aún no son suficientes, pues su representatividad en los trabajos legislativos aún es bajo comparado con la proporción que los indígenas figuran para la población total del país.

Pero sin duda alguna, el problema crece cuando se configuran esas dos situaciones que establecen un obstáculo más grande para la participación política de la mujer indígena, aunado a la falta de datos e información así como la aceptación de leyes y normas debido a las mismas costumbres y tradiciones de estas comunidades.

Ante el panorama mencionado y las constantes denuncias de violencia política de género, ¿será suficiente esta reforma para lograr un cambio en la participación política de la mujer indígena?

Referencias

Cabrero, F. (coord.). (2013). Ciudadanía intercultural. Aportes desde la participación política de los pueblos indígenas en Latinoamérica. Ecuador: PNUD.

CONAPRED. (2018). Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017. Prontuario de resultados. México: CONAPRED.

Decreto por el que se reforman y adicionan las leyes en materia de violencia política contra las mujeres por razón de género, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 13 de abril de 2020: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5591565&fecha=13/04/2020

González, T. (2018). Guía para la acción pública. Elecciones sin discriminación: proceso electoral federal 2017-2018. Participar y organizar el proceso electoral. México: INE y CONAPRED.

INALI. (2019). En el país, 25 millones de personas se reconocen como indígenas: INALI. Revisado junio 2020, de INALI: https://www.inali.gob.mx/es/comunicados/701-2019-02-08-15-22-50.html

INMUJERES. (2019). Sistema de indicadores de género. Revisado junio 2020, de INMUJERES: http://estadistica.inmujeres.gob.mx/formas/index.php

Observatorio de Participación Política de las Mujeres en México. (Actualizado en 2020). Participación política en cifras ¿Cómo están participando las mujeres en el trabajo legislativo? Revisado en junio, 2020, de INMUJERES: https://observatorio.inmujeres.gob.mx/mvc/view/public/index.html?ms=Mzk=

Odimba, J. (2017). La mujer indígena y su derecho a la participación política en México. Revista Prolegómenos Derechos y Valores, Vol. 20, Núm. 40, pp. 145-158.


[1] Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, Ley General de Partidos Políticos, Ley General en Materia de Delitos Electorales, Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación y Ley General de Responsabilidades Administrativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí