Inicio Artículo PROSPERA en tiempos de la 4T

PROSPERA en tiempos de la 4T

37
0
PROSPERA en tiempos de la 4T

Por: Gabriela Mercado Mejía

Los programas de transferencias condicionadas fueron adoptados en Brasil y México hace dos décadas y, desde entonces, han sido adaptados en más de 80 países. Los objetivos de estos programas son disminuir la pobreza actual y, al mismo tiempo, reducir la pobreza en la siguiente generación al aumentar niveles de capital humano de los niños en familias en pobreza extrema para, así, incrementar su futuro ingreso.

Entre el conjunto amplio de programas sociales que forman parte de las acciones del Estado mexicano para hacer frente a la problemática de la pobreza, el programa PROSPERA ha sido el más emblemático, destacan sus rasgos de diseño que representaron una innovación al momento de su creación, el tamaño de su presupuesto y cobertura, su modelo operativo y sus resultados.

PROSPERA fue concebido como un programa social que daba continuidad a los establecidos desde la crisis que enfrentó el gobierno del presidente Ernesto Zedillo, considerando los tres aspectos centrales del entonces Programa Educación, Salud y Alimentación (PROGRESA), por lo cual siguió realizando las actividades conjuntas para abatir las carencias de la población objetivo original y aquella que se fue incorporando a lo largo de las modificaciones (Hernández y Gonzalo, 2019: 395). Al inicio de la administración federal 2018-2024, se dieron una serie de cambios en los distintos programas sociales y políticas públicas ejercidas por el Gobierno Federal, PROSPERA no fue la excepción.

Pobreza en México

Aunque existen muchos tipos de pobreza, por ejemplo, la pobreza extrema, temporal, permanente, en educación, salud y alimentaria por mencionas algunas, esta última tiene ciertas particularidades ya que en México según cifras oficiales de CONEVAL en 2008 había un total de 24.3 millones de personas (21.7%) con carencia de acceso a la alimentación al año 2018 aumentó a 25.5 millones de personas (20.4%) que no tienen seguridad alimentaria.

Se tiene entendido que “La pobreza alimentaria se refiere a la incapacidad de los hogares para obtener la canasta alimentaria básica, aún destinando todo el ingreso disponible para su compra”. (Castillo & Arzate, 2013: 60). La pobreza alimentaria es un problema que afecta a la población mundial derivado de problemas estructurales, como la deserción en los campos de cultivo que proporciona no solo productos sino trabajo con el cual se perciben ingresos.

Conforme a lo dispuesto en el Artículo 36 de la Ley General de Desarrollo Social, el CONEVAL debe establecer los lineamientos y los criterios para realizar la definición, la identificación y la medición de la pobreza en México, tomando en consideración al menos los siguientes indicadores:   ingreso corriente per cápita; rezago educativo promedio en el hogar; acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; calidad y espacios de la vivienda; acceso a los servicios básicos en la vivienda; acceso a la alimentación; grado de cohesión social.

En términos de seguridad alimentaria en los hogares beneficiarios del programa PROSPERA han disminuido la magnitud de la inseguridad alimentaria moderada y severa, categorías usadas por CONEVAL para medir la carencia por acceso a la alimentación, y que se tradujo en un aumento en la proporción de hogares en seguridad alimentaria en los últimos seis años.” (INSP, 2018)

Situación actual de PROSPERA

Anteriormente el programa PROSPERA atendía en forma conjunta salud, educación y alimentación, con la nueva administración cada uno de estos aspectos fue adoptado por las Secretarías a las que corresponden las atribuciones que establecía el programa.

En materia de salud, la administración 2018-2024 dio los compromisos de PROSPERA a la Secretaría de Salud a través de la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI), el cual, además de las obligaciones de PROSPERA ahora tiene que absorber las funciones que anteriormente cumplía el Seguro Popular.

Uno de los tres pilares del programa es la educación y el combate al rezago educativo, para ello anteriormente se consideraba la entrega de un recurso económico por beneficiario de acuerdo con el nivel educativo en que se encontrase, siempre que cumpliera con los requerimientos; actualmente esto se ha modificado y el presupuesto otorgado a este rubro a partir el ejercicio fiscal 2019 es transferido en su totalidad a los programas de becas, en particular para los beneficiarios de educación básica. El monto del apoyo mensual es de 800 pesos, que se depositan cada dos meses, es importante mencionar que se realizan cambios importantes en este rubro ya que con anterioridad se manejaba el esquema de apoyo por integrante de la familia mientras que ahora es por familia en el caso de la educación básica.

En lo que refiere a la alimentación, los recursos se entregan en especie a través del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, así como los Sistemas Estatales y Municipales DIF con base en la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria; al igual que en los sectores anteriores, las necesidades alimentarias de la población de escasos recursos que cubría PROSPERA fueron transferidas a instituciones diferentes para brindarles seguimiento con un enfoque distinto al que tenían anteriormente, particularmente con la entrega directa y en especie a los beneficiarios.

Si bien PROSPERA otorgaba recursos para que las familias en situación de pobreza afiliadas al programa pudiesen mejorar su estilo de vida alimenticio, en la visión de la administración 2018-2024 el combate a la pobreza alimentaria se llevará a cabo a través de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria (EIASA), coordinada por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia y la Dirección General de Alimentación y Desarrollo Comunitario (SNDIF, 2019)

De este análisis podemos concluir que existe una clara necesidad de estudiar los efectos a largo plazo del programa en el bienestar para los hogares originales; es decir, los hogares originales que recibieron el programa han envejecido, entonces ¿cuáles han sido los impactos en su pobreza alimentaria? El deber ser del programa comprende cambios significativos y positivos en el bienestar del hogar. Una cuestión importante es analizar si se mantienen estos efectos a lo largo del tiempo, estas preguntas no son fáciles de estudiar porque los hogares se mueven y evolucionan con el tiempo en términos de su composición, una segunda pregunta se refiere a los efectos intergeneracionales, por ejemplo, ¿cuáles son los efectos en los niños cuyos hogares reciben beneficios y crecen con el programa?, más específicamente la incógnita es, si el aumentar la calidad de la alimentación tendrá un impacto significativo en el empleo, los ingresos y la  disminución de la pobreza de los niños y jóvenes beneficiarios cuando se conviertan en adultos.

El gran reto de la presente administración es mostrar que los cambios y mejorías realizados son favorables y aportarán a la calidad de vida de los beneficiarios con efecto a corto plazo para combatir y disminuir la pobreza que afecta a los mexicanos.

Fuentes consultadas

Castillo, D., & Arzate, J. (2013). Crisis económica, pobreza y política social en México. Revista de la Facultad de Economía, pp. 57-82.

Coneval. (2018). Análisis de los Programas Sociales del PEF 2018 y 2019. Ciudad de México: CONEVAL.

Gobierno de México. (2019). Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024. Ciudad de México.

Instituto Nacional de Salud Pública. (2018). Módulo de PROSPERA en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2017-2018. Ciudad de México.

Hernández Licona, Gonzalo, De la Garza, Thania, Zamudio, Janet. y Yaschine, Iliana (coords.) (2019). El Progresa-Oportunidades-Prospera, a 20 años de su creación. Ciudad de México: CONEVAL.

SNDIF. (2019). Lineamientos de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria 2019. Ciudad de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí