Inicio Artículo Oposición en tiempos de Covid

Oposición en tiempos de Covid

134
1
Oposición en tiempos de Covid

Por: Jorge Israel Barroso Mercado

A finales de diciembre pasado, en la ciudad china de Wuhan, provincia de Hubei se descubrió el brote de una nueva cepa de coronavirus, emparentada con la cepa de SARS que en pocos meses fue declarada por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia global, el nombre del virus: SARS-CoV-2 (Severe Acute Respiratory Syndrome CoronaVirus 2), el nombre de la enfermedad que causa: Covid-19 (CoronaVirus Desease 2019) si bien la declaración de pandemia no fue por su letalidad, sino por su alto índice de contagio, afectando a la sociedad, la economía, el gobierno y la administración pública del orbe completo.

México no está aislado del mundo, a finales de febrero se comenzaron a detectar los primeros casos de Covid-19 en el país y el Gobierno de México comenzó la implementación de políticas públicas sanitarias con base en las recomendaciones y protocolos establecidos por la propia OMS e incluso con la experiencia exitosa del Gobierno Central de la República Popular China, particularmente el distanciamiento social.

La curva epidémica se ha mantenido bajo una relativa horizontalidad en comparación con las de otros países, lo que repercute en un menor número de contagios que, administrativamente hablando, resulta más conveniente para un Sector Salud que fue por décadas abandonado desde aquella de 1980, con el inicio del neoliberalismo, en la que el Fondo Monetario Internacional (FMI) “recetó” a México que se comenzara a desmantelar el sector público en favor de la inversión privada.

Si bien es cierto que la relativa horizontalidad de la curva epidémica permite una mayor administración de la epidemia al evitar la saturación de la red de hospitales públicos de los tres sistemas federales de salud (IMSS, ISSSTE y INSABI) así como de los 32 sistemas estatales de salud, se ha dejado de manifiesto el gran fracaso del modelo neoliberal en cuanto su deber como modelo político-económico con la sociedad en general: déficit de profesionales de la salud, déficit en las instalaciones y, por supuesto, déficit monetario.

Es en este contexto que el país requiere hoy más que nunca de la unidad de los mexicanos para con los mexicanos mismos, esta solidaridad se ha mostrado no sólo a nivel federal, sino también estatal donde varios funcionarios públicos de distintos poderes y niveles han renunciado a sus emolumentos en favor de financiar el sistema de salud para hacer frente a la declarada “Emergencia Sanitaria”, no sólo eso sino que también distintos trabajadores de diversos ramos, como el caso de los pilotos afiliados a la ASPA, han decidido aportar gran parte de su salario durante esta pandemia.

Los partidos políticos no se quedan atrás, muchos han ignorado ya la política partidista en medio de la crisis en favor de financiar el sistema sanitario mexicano para proteger a los más desamparados, pero hay otros, una oposición irresponsable, que en medio de una crisis nacional se mantiene firme en una lucha férrea en contra del gobierno por no ser neoliberal, el Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC) condicionan el apoyo a las necesidades de una crisis sanitaria global a mantener sus propuestas partidistas por encima del bienestar nacional.

Si hacemos un análisis comparativo de los países principales, se observará que los que han superado mejor la crisis son aquellos que tienen una administración pública robusta como el caso de China y Cuba, mientras que los más afectados son lo que han aplicado el modelo neoliberal de manera más importante, como España, Italia o Estados Unidos. Esto se puede explicar con el hecho de que en el modelo neoliberal de “dejar hacer, dejar pasar” y la disminución del Estado a su mínima expresión convierte todo en una mercancía y, como cualquier mercancía, sólo está al alcance de quienes lo pueden pagar; en México el modelo neoliberal se comenzó a desmantelar el 1 de diciembre de 2018, tras un proceso electoral que marcó un antes y un después en la construcción de ciudadanía en México al existir la participación electoral de sectores que jamás habían pensado en participar; esto llevó al comienzo de una etapa de fortalecimiento del sistema público de salud, por supuesto sin imaginar que habría necesidades tan graves en un período corto de tiempo, se eliminó el Seguro Popular tras demostrar que en realidad era sumamente ineficiente y fue reemplazado por el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) como uno de los ejes del Estado de Bienestar que se busca construir.

La gratuidad, por supuesto, afecta gravemente los intereses de la iniciativa privada, aunado a la ya de por si grave problemática de proveeduría de fármacos en las unidades públicas causada por el incumplimiento de estos mismos entes privados, quienes exigían contratos y control de todo el proceso farmacéutico a cambio de jugosos contratos, muchos al amparo de la corrupción. La creación del INSABI retira del proceso a gran parte de estas entidades y fortalece el papel del Estado en la protección de la salud de los mexicanos.

En tiempos de crisis se conoce la naturaleza de los hombres, al igual que la de las instituciones y hoy, la oposición en México ha mostrado su naturaleza: mientras existe una oposición consciente que ha dejado de lado la política partidista en favor de resolver la situación sanitaria nacional, no por el gobierno sino por los mexicanos, otros no cesan en su intento de ver caer a un gobierno que no esgrime sus mismas ideas sin importar cuántos mueran en el proceso: condicionar el apoyo financiero al sistema de salud a cambio de detener proyectos productivos y turísticos que no son compatibles con su agenda partidista, exigir cifras más altas de decesos por Covid para decir que fue culpa del gobierno, negarse a reconocer el fracaso del modelo neoliberal y exigir la continua implementación del mismo, en medio de una crisis sanitaria en que los mexicanos no requieren de si se hace o no una refinería (o tal vez sea mejor una barda), de si se hace o no un proyecto turístico de repunte regional como el Tren Maya (quizá prefieran otra Estela de Luz), sino que requieren de un sistema de salud robusto y con finanzas sanas para algo tan simple como mantenerse con vida en caso de infectarse.

No hay más que observar la historia: Acción Nacional siempre se ha opuesto a los proyectos de nación más emblemáticos como la Expropiación Petrolera y la Nacionalización de la Industria Eléctrica, siempre buscó eliminar las grandes conquistas de los mexicanos como lo hizo con la reforma laboral en el sexenio de Felipe Calderón, siempre buscó eliminar el amor a la patria como la reforma educativa en el sexenio de Vicente Fox, buscó desaparecer las grandes empresas mexicanas como Luz y Fuerza del Centro, hoy Acción Nacional demuestra ser más de lo mismo. Oposición irresponsable en tiempos de Covid.

1 COMENTARIO

  1. Jorge: Que bueno que se diga lo que hos heredo el neoliberalismo, para no permitir que partidos como el PAN, el PRI, y otros oportunistas que apoyan éstos partidos en tiempos de elección lleguen nuevamente al poder. Porque todavía hay quienes piensan que los gobiernos neoliberales deben participar en los destinos de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí