Inicio Artículo Movilidad en el Estado de México: transporte público y otros males

Movilidad en el Estado de México: transporte público y otros males

186
0
Movilidad en el Estado de México: transporte público y otros males

Pedro Alfonso Sandoval Rivero

El pasado 19 de diciembre se autorizó el incremento del 20 por ciento a la tarifa mínima del transporte público en el Estado de México, mismo que entraría en vigor el 1° de enero del presente año, pasando de 10 a 12 pesos, la noticia impactó tanto en los medios tradicionales y redes sociales como en los bolsillos de la ciudadanía mexiquense. Como respuesta no se hicieron esperar los primeros intentos de movilización civil para protestar y buscar impedir este aumento, sin embargo, el éxito obtenido hasta la fecha ha sido prácticamente nulo, salvo la extensión del plazo de aplicación para el mes de febrero, lo cual tampoco ha sido bien visto por los usuarios. En comparación con otras entidades, el transporte público del Estado de México se convertiría en el más caro del país, ya que, en comparación, en la CDMX la tarifa actual es de 6 pesos, en León de 11 y en Puebla de 7.50 pesos.

El debate sobre la pésima planificación urbana de transporte público y el excesivo número de concesiones en el Estado, principalmente en las zonas urbanas –como la del Valle de Toluca y Valle de México–, ha sido una constante por años, y a pesar de ello no hay muestra alguna, sobre todo por parte de las autoridades encargadas, de querer mejorar esta situación.

Para entender mejor la complejidad del problema, en la que convergen varios actores y afectados, es necesario desglosarlo en diferentes ámbitos, como lo son el privado (concesionarios), el público (la ciudadanía), y el gubernamental (autoridades encargadas). Acercarse tanto a estudios académicos del tema como al marco normativo permitirá tener una mejor visión del panorama.

Para comenzar, es importante considerar el flujo masivo de viajes diarios en el Estado de México. Como muestra, en el trayecto Toluca-Ciudad de México, existe un flujo promedio de viajes diarios de 874 mil 182 vehículos (entre motos, automóviles particulares, autobuses y otros) por la vía Toluca-Observatorio, más 271 mil 306 por la ruta del tramo hacia Toreo (pasando por Naucalpan), dando un total de un millón 145 mil 488 viajes diarios sólo en esta ruta.

Pero lo más preocupante no es solamente la cantidad de viajes diarios de estos trayectos, sino que de este total el 89.24 por ciento se concentra en automóviles particulares, cerca de un millón 22 mil autos, mientras que los autobuses superan apenas los 15 mil, el 1.34% del flujo vehicular total. Este fenómeno se repite prácticamente en toda la entidad mexiquense, y de acuerdo al “Estudio del Sistema Integral de Movilidad Sustentable para el Valle de Toluca”, realizado por el Centro Mario Molina en 2014, se debe a que existe una gran cantidad de zonas habitacionales que se han desarrollado de manera exponencial en la última década en zonas colindantes con las grandes ciudades, y que en conjunto con una pésima planificación del sistema de transporte público han dado como resultado una motorización de la ciudad.

También es importante considerar que el principal flujo de viajes en la Zona Metropolitana de Toluca (ZMT) tiene como destino la CDMX, lo que también es una señal de la falta de oportunidades laborales en ZMT, que claramente disminuiría este flujo diario además de incentivar una mejora en el transporte público local.

Igualmente, al interior de la ZMT los viajes intermunicipales tienen una clara tendencia: Toluca, como destino de estos viajes acapara el 70 por ciento, seguido de Metepec con el 12 por ciento, Zinacantepec con 6 por ciento, San Mateo Atenco 3 por ciento y Lerma con 2 por ciento, esto por la alta concentración de servicios que tiene la capital en comparación con los otros municipios, entre ellos los de educación y salud.

De acuerdo con el mismo estudio 76 por ciento de la población que vive en esta zona hace uso del transporte público; en Toluca habitan 873 mil 536 personas (Consejo Estatal de Población, 2015), es decir, 663 mil 887 toluqueños son usuarios regulares del transporte público; en el supuesto que cada una de estas personas tomara un camión de ida y otro de vuelta, el aumento de 2 pesos al transporte equivaldría a un ingreso adicional de 2 millones 665 mil 548 pesos diarios para los transportistas.

Es así como una familia de cuatro integrantes tendría que invertir 96 pesos diariamente para transportarse. Si consideramos que el nuevo salario mínimo es de 123.22 pesos, equivaldría al 77.9 por ciento del ingreso diario de una familia; mientras que para un hogar de tres integrantes sería de 59 por ciento, y ni hablar de familias de mayor número. Sin embargo, el problema es aún mayor si se considera que muchos habitantes de la ZMT llegan a tomar más de dos camiones diariamente, y esto se debe principalmente a la pésima planeación de rutas en la que el Gobierno de Estado ha sido indolente para exigir un transporte ordenado que evite duplicidad de rutas en algunas zonas y carencia en otras.

En este sentido, de acuerdo con datos de un reportaje del portal Cumbre Informativa MX, existen al menos 5 mil camiones que prestan este servicio en Toluca, distribuidos en un total de 149 rutas, con un promedio de pasajeros de entre 35 a 45. Muchas de estas rutas convergen en avenidas importantes de la capital mexiquense, con destinos similares, entorpeciendo el flujo vial, entre el 80-90 por ciento de las rutas pasan por el centro y la terminal, dejando sin acceso a transporte a otras, como los conjuntos habitacionales, y por ello los servicios de taxis colectivos son abundantes en gran parte de la ZMT, siendo que muchas de estas unidades son irregulares y no se encuentran debidamente reglamentados por la Secretaría de Movilidad del Estado de México.

En lo que respecta a las unidades de transporte que recorren la entidad, estas rondan alrededor de las 169 mil unidades (2019); de acuerdo con los datos de la Secretaría de Movilidad (Semovi), esto significa que el incremento de dos pesos a la tarifa equivale a 338 mil pesos, en el supuesto de que sólo una persona ocupara una unidad.

Más aún, el tema también afecta a la problemática ambiental, principalmente en el Valle de Toluca y Valle de México. De acuerdo con los propios datos de la Semovi (2019) existen alrededor de 30 y 50 mil unidades que trabajan en la ilegalidad, que se habían comprometido a regularizar durante el año pasado, muchas de estas sin las verificaciones obligatorias de emisión de contaminantes. De acuerdo con el Código Administrativo del Estado de México, en su artículo 7.6, capítulo segundo, título segundo, la Semovi debe trabajar en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente para establecer un programa de reducción de contaminantes. Sin una regulación de las unidades de transporte es imposible establecer un programa para mejorar las condiciones o actualización de estas.

El anterior aumento a la tarifa del transporte en el Estado de México se autorizó el 1° de septiembre del 2017 y tampoco fue bien visto por la ciudadanía. En esa ocasión el incremento se realizó con la justificación de una “modernización integral y adecuación permanente del servicio público de transporte”, misma que no se ha visto reflejada a más de dos años de su implementación.

Ahora bien, los conductores tampoco se ven beneficiados de manera real con este aumento, prácticamente todos ellos no están empleados formalmente, trabajando en pésimas condiciones laborales, sin sueldo fijo y acosados por la delincuencia igual o más que los usuarios del transporte. Además, trabajan bajo un esquema de cuotas, que deben de cubrir diariamente, lo que les obliga a buscar un ingreso fijo asegurado. Algunas líneas concesionarias cobran cuotas que oscilan entre los mil 500 y hasta los 3 mil pesos diarios, esto dependiendo de la época del año. Cuando existe mayor afluencia de usuarios, por ejemplo, cuando estudiantes de diferentes niveles regresan a clases, mayor es la cuota que deben cubrir los choferes.

Como podemos ver, la problemática no es únicamente sobre el costo del pasaje, si aumenta o se mantiene, el trasfondo es lo que realmente se debe trabajar, comenzando por la mala planeación del sistema de transporte público, y una reestructuración de las concesiones y rutas que hoy en día existen, así como regularizar a todas las unidades que brindan el servicio y vigilar la formalidad bajo la que deberían trabajar los conductores para contar con personal profesionalizado. La Secretaría de Movilidad, como responsable de garantizar un sistema de transporte eficaz, eficiente y de calidad, debe dejar de velar únicamente por los intereses de los líderes transportistas y dueños de las concesiones, quienes son los únicos beneficiados del aumento de las tarifas, y mirar del lado de la población que a diario es víctima del mal servicio que presta el transporte público en el Estado de México.

Bibliografía

Portal de Secretaría de Movilidad del Estado de México. Link: https://bit.ly/2OmnrDH

Aumenta número de taxis y bases piratas en Edoméx. El Sol de Toluca. Link: https://bit.ly/37KPiVP

En Estado de México regularizan más del 50% de unidades de transporte público. Heraldo de México. Link: https://bit.ly/2uaUvYr

Edoméx comienza regulación de 41 mil unidades de transporte público. La Jornada. Link:  https://bit.ly/2ROHRYd

Estudio del Sistema Integral de Movilidad Sustentable para el Valle de Toluca (2014) Centro Mario Molina. https://bit.ly/36OC8Wr

En 2020 pagarás más por transportarte en el Edomex: la tarifa mínima subirá a 12 pesos. Animal Político. Link: https://bit.ly/3aZYK9L

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí