Inicio Artículo Los faltantes del LX Legislatura

Los faltantes del LX Legislatura

4
0

El papel del poder legislativo en cualquier estado o nación resulta trascendente, ya que no solo es el encargado de la generación de leyes, sino que también funge como un importante contrapeso para el ejecutivo, que, en teoría, fortalece el sistema democrático.

La relación que existe entre gobierno y parlamento (legislativo) se define a partir de la caracterización de dos modelos distintos, el primero, el parlamentarismo, se distingue por que en este sistema el parlamento es soberano y no es admitida la separación entre el legislativo y el gobierno, ya que éste (el gobierno) requiere ser designado, apoyado y hasta destituido por el parlamento, mientras que el segundo modelo, el presidencialismo, se caracteriza por marcar el principio de separación y división de poderes a través de la desvinculación entre el ejecutivo y el legislativo. De acuerdo con Sartori, el presidencialismo es la forma de gobierno donde el ejecutivo, representado por el presidente es electo de forma directa, y no puede ser despedido de su cargo por votación del parlamento, y encabeza o dirige de alguna forma el gobierno que designa, (Sartori, 1994: 99). Linz, comparte una definición parecida, define las características del presidencialismo como un ejecutivo que posee considerables poderes en la Constitución, y –ocasionalmente- con absoluto control de la composición de su gobierno y administración, que además es elegido por el pueblo, ya sea de forma directa o por un colegio de electores, (Linz, 1997: 32). 

Hablar de las formas de gobierno, en especial del presidencialismo, resulta trascendente debido al proceso histórico al que esta región se enfrentó, desde el caudillismo hasta las dictaduras que adulteraron el desempeño legislativo en cada país, sumada a un lento proceso de democratización ante un claro autoritarismo. Del cual, México es testigo, tras la consolidación del PRI (PNR con anterioridad) como gobierno y una larga trayectoria de hegemonía partidista y el indudable fortalecimiento al presidencialismo en nuestro país. El sistema legislativo se debilitó a la hora de fungir como aliado y no contrapeso, me explico: de acuerdo con Merton, existe un fenómeno llamado legitimidad democrática dual, esta legitimidad corre el riesgo de quebrarse ante la separación de poderes, ya que un presidente electo puede no contar con la mayoría en el congreso y por ende, no contar con el suficiente apoyo, lo cual dificultará el proceso a la hora de la toma de decisiones. Esta característica propia del entramado institucional era inimaginable en nuestro país antes de la década de los 2000’s, sin embargo, el primero que se enfrentó a ello, fue Vicente Fox, al ganar la presidencia de la República, pero su partido ser minoría en el congreso, es entonces cuando el sistema legislativo (nacional) comienza a fungir como un real contrapeso para con el ejecutivo. Esta separación de voluntades, dificulta el actuar gubernamental, de acuerdo con Shugart y Haggard, el derecho de participación de las ramas está garantizado en el rol de actores o punto de veto que tienen las mismas, sin embargo, esta separación de poder se puedes transformas en una separación de propósitos, llegando incluso al bloqueo de este. (Shugart y Haggard, 2001: 64).

En la actualidad, esta es la característica principal para el Estado de México, ya que esta vez que el ejecutivo (Alfredo del Mazo Maza) se enfrenta a una cámara legislativa con mayoría opositora, recordemos que su triunfo electoral fue bastante cuestionado por esta misma mayoría opositora, lo cual ha dificultado que su gobierno trabaje de la forma que a él o a su partido le gustaría.

Desde la praxis, para entender mejor:

Actualmente el Congreso del Estado de México (LX Legislatura) se encuentra conformada por 75 diputados locales en total, que se dividen entre 45 escaños por el principio de mayoría relativa (MR) y 30 escaños por representación proporcional, (RP).

Esta se conforma de la siguiente forma:

Partido PolíticoTotal
MORENA38
PRI12
PT8
PAN8
PES5
PRD2
PVEM2

Este congreso, en particular, presenta algunas peculiaridades, en principio es la primera en su historia, con mayoría opositora, ha establecido un claro contrapeso al ejecutivo y ha priorizado las propuestas de las y los legisladores ante las del gobernador, no obstante, también ha destacado por el número de “chapulines dentro de la cámara”, como es el caso del Partido Encuentro Social (PES) que algunos de sus legisladores se declararon sin partido y otros brincaron a la bancada del Partido Acción Nacional (PAN).  

Ahora bien, el pasado 5 de septiembre la actual Legislatura mexiquense cumplió su segundo año de labores, restándole un último año de ejercicio, en sus dos años de gestión han presentado 535 iniciativas, de las cuales 117 han sido aprobadas, 313 quedan pendientes, 103 prelucidas y solo dos retiradas, de estas iniciativas desaprobadas ambas corresponden a iniciativas presentadas por el ejecutivo.

 El número de iniciativas presentada por fracción parlamentaria se desglosa de la siguiente forma:

Fuente: elaboración propia con datos obtenidos en: http://www.cddiputados.gob.mx/

La fracción parlamentaria más grande (MORENA) ha sido la que más iniciativas ha presentado, sin embargo también es la que más iniciativas pendientes tiene, solo esta fracción parlamentaria presenta 101 iniciativas de ley o decreto en estudio, la fracción parlamentaria que le sigue es el PAN, con 69 iniciativas, y en tercer lugar el PVEM  y el PRD, ambos con 42 iniciativas en estudio.

En términos generales el actual congreso tiene 313 iniciativas pendientes, es decir, un 58%, y aunque es el primer congreso que funge como real contrapeso para con el ejecutivo, también es aquel que más rezago ha presentado en sus iniciativas, como lo es con el caso de la Ley ISSEMYM, la cual presenta más de un año de rezago, también quedan pendientes otras iniciativas como lo es, la iniciativa para bajar recursos a los partidos políticos, la Ley de Austeridad, la Ley de Amnistía, los matrimonios igualitarios, la Ley de Identidad Sexogenérica y la regulación de las tarifas en los estacionamientos públicos.

Hasta este punto, ¿los legisladores han hecho un buen trabajo?, será que han desquitado el sueldo velando por los intereses del pueblo, sueldo que es de aproximadamente 79 mil 874 pesos mensuales; de acuerdo con el Informe Legislativo realizado por el IMCO en 2019, únicamente el 17% de los mexicanos se siente representado por su Congreso, específicamente porque consideran que el trabajo realizado por los legisladores no es de calidad y representan un alto costo para el país.[1]

Al congreso le queda tan solo un año de ejercicio y un proceso electoral en puerta, lo cual significa que muchos de sus actores políticos comenzarán a trabajar contra reloj, si es que la oposición quiere ser gobierno en la entidad mexiquense.

Fuentes:

Alcántara Sáez, M., García Montero, M., & Sánchez López, F., (2005), Funciones, procedimientos y escenarios: un análisis del poder legislativo en América Latina, Ediciones Universidad de Salamanca, España.

IMCO, (2019), Buen Gobierno y Finanzas Públicas: Informe Legislativo 2019, México, consultado en: http://api.imco.org.mx/release/latest/vendor/imco/indicesapi/documentos/Finanzas%20p%C3%BAblicas/Informe%20Legislativo/Informe%2

Huerta, V, (2020), Cumple dos años legislatura opositora, en El Sol de Toluca, México, consultado en: https://www.elsoldetoluca.com.mx/local/cumple-dos-anos-legislatura-opositora-tienen-313-iniciativas-pendientes-5718852.html


[1] Los congresos locales le cuestan al país aproximadamente 14 mil millones de pesos, para el caso mexiquense el costo por diputado asciende entre los 20 y 25 millones de pesos. (IMCO, 2019)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí