Inicio Artículo Los candidatos de la farándula: más allá de los derechos políticos

Los candidatos de la farándula: más allá de los derechos políticos

47
0

El próximo 6 de junio se renovará la totalidad de la Cámara de Diputados federal, 15 gubernaturas y se elegirán a más de 21 mil 300 cargos en 32 elecciones concurrentes. El mayor desafío para la democracia mexicana no será el modelo electoral, ni la capacidad técnica de las autoridades electorales, sino el contexto en el que se realizará y que pondrá a prueba la madurez democrática del país.

La pobreza, la desigualdad, la corrupción asociada con el ejercicio de los poderes públicos, la impunidad y la inseguridad como grandes problemas estructurales de nuestro tiempo, son factores que, además de acompañar el cambio generacional de nuestro país, explican la enemistad con la democracia, el desencanto con los partidos políticos y el respaldo a los candidatos “famosos”.

Al iniciar el registro de los precandidatos, algunos de los aspirantes a cargos de elección popular destacaron por ser personajes famosos, entre ellos: actores, actrices, periodistas, deportistas, luchadores, modelos y cantantes. La presentación de perfiles famosos en las boletas no es algo nuevo, ésta se ha ido consolidando como una práctica cada vez más frecuente en la democracia mexicana.

El motivo por el cual los partidos eligen estos perfiles es en gran parte para recaudar votos, ya que estos personajes son populares entre la sociedad mexicana; sin embargo, persiste el argumento de caracterizarlos como candidatos sin experiencia política o preparación académica.

Este fenómeno se puede analizar a partir de dos situaciones:

  • En primer lugar, se encuentra la aplicación de los derechos democráticos que tienen los personajes famosos que se postularon como precandidatos, ya que no dejan de ser ciudadanos; y
  • Por otro lado, su calidad como candidatos receptores del voto, ya que pueden ser vistos únicamente como el producto que venden los partidos.

En el primer argumento, destaca el hecho de que todas las personas que hasta el momento se han registrado como precandidatos, tienen el derecho político de participar en la contienda electoral, tal y como lo dicta la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde se establecen los derechos políticos que tiene la ciudadanía mexicana, sin distinción alguna: votar, ser votada(o), asociarse y afiliarse libremente. Sin embargo, la cuestión de percepción de los ciudadanos en la democracia jugará un papel importante para que dichos candidatos puedan ganar, pues estadísticamente estos candidatos representan un porcentaje mínimo del total de los competidores.

Ahora bien, ¿qué mueve a los votantes? existen diferentes tipos de electores, que se caracterizan de acuerdo a la forma de participar en los procesos electorales, todos los ciudadanos tienen un comportamiento político de acuerdo al contexto electoral, las personas no siempre eligen a su candidato de la misma forma, en ocasiones lo hacen por las propuestas del candidato, otras por identificación partidista o simplemente por el candidato sin que influyan las dos anteriores.

En el segundo argumento se expresa la idea de que los candidatos sólo son un medio para conseguir un fin. Si los candidatos seleccionados por los partidos cumplen con todos los requisitos que marca la ley, no existe ningún impedimento para que compitan para obtener un cargo de elección popular; con esta estrategia los partidos políticos buscan aprovechar la popularidad de sus candidatos para ganar votos, mantener el registro como partido y conseguir más dinero público. Con este acto ganan los partidos y el candidato. La que pierde es la democracia que no es —ni debe ser— un negocio para enriquecer a partidos y/o candidatos.

Si los partidos implementan este tipo de estrategias es porque funcionan,  existen personas que se fijan únicamente en el candidato sin importar las propuestas que éste tenga; pero ¿qué motiva a los votantes?, ¿cuáles son las razones de los votantes para elegir a estos candidatos?

Existen diferentes tipos de votos entre los cuales se encuentran el voto duro, el voto blando, el voto opositor y el voto indeciso. Para poder entender qué sucede con el pensamiento de los ciudadanos al momento de ejercer el voto por personajes como los antes descritos, se tiene la teoría del voto personalizado o por el candidato, el cual es más frecuente en las democracias emergentes, donde se vive una fuerte tendencia hacia la personalización de la política, en la que el electorado decide votar tomando en consideración quién es el candidato que se postula, más que el partido o la plataforma electoral que se propone. Es decir, la imagen, carisma, arraigo, liderazgo, historia personal y las competencias de los candidatos que son postulados para un cargo de elección popular son factores determinantes para definir el resultado de una elección.

Los ciudadanos que ejercen su derecho a votar a partir de la identificación con el candidato, como lo descrito anteriormente, son el ejemplo de por qué funciona la estrategia de los candidatos “famosos”, ya que en la mayoría de los casos las personas se dejan llevar únicamente por el candidato.

El planteamiento estratégico para movilizar este tipo de voto consiste en postular candidatos carismáticos, que entretengan y “caigan bien” a los electores, sean simpáticos, atractivos y, sobre todo, tengan una excelente imagen, historial de liderazgo y logros, arraigo e identidad con sus electores y que sean competentes para gestionar el afecto y la simpatía de los votantes. Es decir, si la personalización de la política es clave en los resultados electorales lo indicado es postular candidatos que aseguren una alta rentabilidad electoral. Con lo cual debemos cuestionar si estos candidatos son la mejor opción de los ciudadanos o sólo son parte de una estrategia para conquistar al electorado usando su fama y popularidad sin que aporten algo productivo para el distrito, municipio o entidad que quieran gobernar.

Cabe destacar que la mayoría de las personas que votan por estas “celebridades” no tienen lealtad hacia un partido y no están enterados del panorama político de su país, por lo cual se dejan llevar sólo por el candidato sin siquiera analizar las propuestas de campaña que tienen los candidatos.

Es importante reflexionar como ciudadanos cuál es la mejor opción al momento de ejercer el voto y si en verdad la persona a la que se le está depositando la confianza de gobernar tiene el talento y la habilidad para llevar a cabo la tarea de administrar los bienes públicos y la responsabilidad de establecer el bien común para todos los ciudadanos.

Consideraciones finales

Los partidos políticos están frente a una crisis de credibilidad y buscan diferentes estrategias para lograr obtener votos en los siguientes comicios, si bien es cierto que están ejerciendo sus derechos políticos electorales, se debería cuestionar los motivos que mueven a estos personajes a involucrarse en la política sin tener experiencia en la materia.

La intención de los partidos es aprovechar la popularidad de sus candidatos para ganar la mayor cantidad de votos posibles, algunos otros lo hacen para mantener su registro y otros para elevar su votación de tal suerte que reciban, a partir del año que entra, más financiamiento público.

 Si bien los partidos son los que postulan a este tipo de candidatos, el poder de votación radica en los electores que acudirán a las urnas el próximo 6 de junio, lo cual también determinará la madurez de los ciudadanos al decidir por quién votar. Está en nuestras manos establecer el rumbo del país.

Referencias

Bárcena, S. (01 de febrero de 2021). Expansión política. Obtenido de Diputados de farándula: más vale propuesta que fama: https://politica.expansion.mx/voces/2021/02/01/buro-parlamentario-diputados-de-farandula-propuesta-fama

Gobierno de la Ciudad de México. (18 de febrero de 2021). Programa de Derechos Humanos de la Ciudad de México. Obtenido de https://pdh.cdmx.gob.mx/storage/app/media/uploaded-files/05Derechospoliticos.pdf

Valdez, A., & Amparo, D. (02 de febrero de 2011). Razón y Palabra. Obtenido de ¿qué mueve a los votantes? Un análisis de las razones y sinrazones del comportamiento político del elector: http://www.wwww.razonypalabra.org.mx/N/N75/varia_75/varia2parte/16_Valdez_V75.pdf

Zuckermann, L. (27 de enero de 2021). Excélsior. Obtenido de El fenómeno de Cuauhtémoc Blanco: https://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/el-fenomeno-de-cuauhtemoc-blanco/1429353

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí