Inicio Artículo Lo que el coronavirus se llevó: las medidas económicas alrededor del mundo

Lo que el coronavirus se llevó: las medidas económicas alrededor del mundo

30
0

Por: Pedro Alfonso Sandoval Rivero

En los últimos meses el mundo entero se ha enfrentado a un enemigo en común —el coronavirus y todo lo que con él deviene—, y ha entrado en una etapa de incertidumbre y temor de cara a las secuelas que esta pandemia traerá a largo plazo. El panorama social y político es poco alentador; pues si bien alrededor del globo muchos ciudadanos son responsables y solidarios entre sí para enfrentar las adversidades como el aislamiento social y la soledad en la que miles de personas se encuentran; de igual forma los gobiernos de países afectados, quienes tomaron las medidas necesarias velando por la salud y seguridad de sus compatriotas, sin embargo, estas acciones no son fueron el comportamiento universal, pues por otro lado hubo miles de personas y líderes políticos ignorando las medidas sanitarias en momentos cruciales de la emergencia causada por el coronavirus, provocando que el número de contagios se disparara, como el caso de Estados Unidos y algunos países del continente europeo, donde destaca Italia que tomó medidas a destiempo y tuvo un número mayor de contagios y muertos por el COVID-19.

Sin embargo, pareciera que en este momento es el panorama económico el que más preocupa a todos, desde expertos en la materia hasta ciudadanos que ven afectados su vida cotidiana; y no es para menos, de acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), se esperaba para el 2020 un crecimiento de la economía mundial del 3.3% y un 3.4% para 2021, sin embargo, antes de la pandemia, a finales de 2019, también el FMI publicaba los resultados del crecimiento económico de diversos países que ponían en evidencia una tendencia a la baja de varias economías; de acuerdo con estos datos la economía de Japón, Estados Unidos, España, Argentina y Brasil se encontraban en una etapa de desaceleración; Alemania y Reino Unido se enfrentaban a una contracción en sus economías, y México e Italia se encontraban en un estancamiento.

Estos datos, aunados a la crisis de salud, modificaron las expectativas, ahora se espera que la economía a nivel mundial sufra una desplome similar al de la recesión de 2009, que representó una caída en el PIB mundial del 2.86%, antes de eso el crecimiento del PIB era del 3% en promedio, después de esta crisis el crecimiento se estancó por varios años entre 1.3 y 1.9 por ciento. No obstante, la región asiática parece que será la más afectada, pues de acuerdo con el Banco Mundial (BM), el crecimiento regional de 2020 podría reducirse del 5.8% estimado en 2019 a menos de la mitad, el 2.1%, en el peor de los escenarios podría presentarse una contracción del 0.5%. En los casos de Italia y España el golpe recibido es aún mayor, debido a la suspensión de actividades de todo tipo su economía se ha estancado, además de que ambos países no estaban en las mejores condiciones financieras en el periodo previo a la pandemia.

Entre las medidas que ya se encuentran sobre la mesa para combatir la crisis económica está la aplicación de un fondo de 50 mil millones de dólares por parte del FMI a través de sus servicios financieros de emergencia, esto a países de bajos ingresos y mercados emergentes. El presente artículo enlista las diferentes medidas económicas que han tomado diversos países por la pandemia del COVID-19, en pro de ayudar a quiénes se han visto más perjudicados por los efectos económicos de la cuarentena, pequeñas y medianas empresas, personas que trabajan desde la informalidad, poblaciones que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad y rezago económico.

Los miembros del G8

Los países considerados como potencias mundiales son en los que todos tienen la mirada puesta, debido al impacto global que representaría una recesión en sus economías, un efecto dominó que podría terminar de derrumbar a los ya afectados por la pandemia. En este grupo podemos encontrar al G8, Estados Unidos, China, Rusia, Canadá, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón. China, por ejemplo, de acuerdo con los pronósticos del BM, ha disminuido su estimación de crecimiento económico a 2.3%, y en el peor de los casos 0.1%, siendo que el año pasado se estimaba un crecimiento en 2020 del 6.1%.

Para este caso presentaré algunas medidas importantes tomadas por Alemania, Canadá, Italia y Japón. Comenzando con Alemania, las medidas económicas representan todo un reto, pues existe el riesgo de agotar las reservas que tenían acumuladas. Su gobierno ha presentado un presupuesto suplementario de 156 mil millones de euros, equivalente al 5% de su PIB, que se destinará a la inversión en equipos de atención médica e incrementar su capacidad hospitalaria en una primera fase. Después, un mayor subsidio para preservar los empleos, así como beneficios de cuidados infantiles para padres de bajos ingresos y un apoyo de ingresos para trabajadores independientes y emprendedores; de igual forma, de este capital, se destinarán 50 mil millones de euros en subsidios para las pequeñas empresas con mayor afectación por el coronavirus.

Sumado a las medidas mencionadas, el gobierno alemán, mediante el fondo de estabilización económica recién creado, está expandiendo el volumen y el acceso a garantías de préstamos públicos para empresas de diferentes tamaños, con una asignación de al menos 825 mil millones de euros.

Para el caso de Canadá, que en el mes de abril ya había superado los 15 mil casos y las 200 muertes, en materia fiscal las medidas clave de impuestos y gastos contemplan tres puntos importantes. En primer lugar, la inversión del 0.1% del PIB, es decir, cerca de 3.17 mil millones de dólares para el sistema de salud, para impulsar el desarrollo de vacunas, suministros médicos, un mayor apoyo para los grupos indígenas y otras medidas sanitarias que mitiguen los daños de la pandemia y refuercen su sistema de salud. En segundo lugar, el apoyo a empresas, a través del aplazamiento de pagos de impuestos sobre la renta y las ventas, para lo que se tienen destinados 85 mil millones de dólares. Finalmente, un apoyo directo a los hogares canadienses, que contempla, entre otras medidas, una mayor cobertura a los seguros contra el desempleo y políticas que beneficien el cuidado infantil para padres y madres trabajadores.

Por su parte Italia, que ha sido de los países más afectados a nivel mundial superando las 13 mil muertes, se enfrenta a un panorama distinto a los países de esta lista, pues sus medidas de contención del virus han repercutido gravemente a su dinámica local. Es así como el gobierno local aprobó un paquete de emergencia de 25 mil millones de euros (1.4 por ciento del PIB) que se distribuye de la siguiente forma: 1) fondos para fortalecer el sistema de salud italiano y la protección civil (3.2 mil millones de euros); 2) medidas para preservar el empleo y apoyar los ingresos de los trabajadores despedidos y autónomos (€10.3 mil millones); 3) otras medidas para apoyar a las empresas, incluidos los aplazamientos de impuestos y de los pagos de facturas de servicios públicos en los municipios más afectados (€ 6.400 millones); y, 4) medidas para respaldar la oferta de crédito (€ 5,1 mil millones) destinadas a desbloquear aproximadamente € 350 mil millones (20 por ciento del PIB) de liquidez para empresas y hogares.

Japón ha tomado entre sus medidas más debatidas el aplazamiento de los juegos olímpicos hasta el 23 de julio de 2021, lo que representará un costo adicional de 2.7 millones de dólares para la nación del sol naciente. En materia fiscal, Japón aplica dos paquetes de emergencia en respuesta a la pandemia, de un total de 446 mil millones de yenes (superior a 4 mil millones de dólares). Dentro de este monto también busca impulsar la capacidad de ocupación y operación de su sistema de salud, para ello destinará cerca de 62 mil yenes. También impulsará a las empresas que mantienen el empleo durante la cuarentena mediante subsidios. El plazo para la presentación de la declaración de impuestos y el pago del impuesto sobre la renta se han aplazado un mes.

Economías en crecimiento

Seguido del grupo de países con mayor poderío económico están las naciones también conocidas como economías emergentes, y que también cuentan con sectores económicos de gran relevancia a nivel internacional, como el sector petrolero, de manufactura, materias primas, entre otras. En este caso presentaré las medidas tomadas por Argentina y Brasil.

Brasil es uno de los países de Latinoamérica con mayor número de casos confirmados; entre las disposiciones para mitigar el impacto del COVID-19 se encuentra un paquete de medidas fiscales que equivalen al 3.5% del PIB de este país, destacando el hecho de la mayor parte de este capital provendrá de su propio presupuesto, esto a través de una reasignación de éste, uno de los objetivos de estas medidas es el apoyo temporal a los ingreso de los hogares más vulnerables, como el adelanto de pagos de pensiones, programas sociales para trabajadores informales y desempleados. Se anunció también la suspensión temporal de los pagos de la deuda de los estados y municipios del país, así como la renegociación de la deuda.

Además, los cinco bancos más importantes del país acordaron dar un seguimiento y mayor flexibilidad a las solicitudes de préstamos de individuos y Pymes para una posible extensión de hasta dos meses del pago de sus deudas vencidas.

En Argentina, a pesar de que el virus no se ha propagado ni generado el mismo impacto que en otras naciones similares en extensión territorial o en funcionalidad de sistemas de salud, las medidas han sido más preventivas. En primer lugar, al igual que el resto de las naciones mencionadas, destinará un mayor gasto en salud, así como en la construcción de clínicas y hospitales. También brindará apoyo a los sectores más afectados, incluida una exención de las contribuciones a la seguridad social y préstamos subsidiados para actividades de construcción, y políticas para evitar el aumento de precios, particularmente controles de precios de alimentos y suministros médicos.

Acciones para los que menos tienen

Así como muchas de las políticas económicas que se plantean buscan fortalecer a los sectores empresariales para evitar la pérdida de empleos o la caída de la inversión privada, también es importante destacar las medidas que buscan proteger a los sectores más vulnerables, ya sea por su condición física, social, de género, entre otras.

Japón, cuyas medidas económicas ya fueron presentadas, también contempla otras en pro de sectores vulnerables de su nación, el monto que destinará es de 2.06 mil millones de dólares, entre los apoyos de este tipo están las compensaciones económicas a padres y madres que trabajan y se ven afectados por los cierres de las escuelas.

El caso de Bolivia es destacable, el primer caso confirmado de COVID-19 en este país ocurrió el 10 de marzo, posteriormente cerraron sus fronteras por completo, así como la prohibición del uso de vehículos, para evitar la propagación del virus.  Entre las medidas propuestas está el pago de 73 dólares a todos los niños de país que asistan a escuelas públicas, lo que beneficiaría a los sectores más pobres del país; además de la entrega de paquetes de alimentos a cerca de 1.5 millones de familias bolivianas, con un valor de 58 dólares cada uno. El Banco Central de Bolivia tiene planeado inyectar más de 500 millones de dólares en su país.

Por su parte, India destinará a través de un paquete de estímulos alrededor de 15 mil 754 millones de dólares, entre los apoyos que brindará a la población financiados con este recurso está la entrega de paquetes alimentarios y gas para cocinar, transferencias de efectivo a hogares de bajos ingresos; la cobertura de un seguro especial para trabajadores del sector sanitario; y apoyos económicos a trabajadores con bajos salarios (en algunos casos para aquellos que todavía tienen que trabajar durante la cuarentena, y en otros casos para quienes puedan perder su empleo).

Cabe destacar que estas son solo algunas de las medidas tomadas por cada nación, y aunque muchas de ellas se han comenzado a aplicar ya, es probable que algunas de ellas se modifiquen de acuerdo con las circunstancias generadas por la pandemia en el transcurso de las próximas semanas.

Es importante señalar que todas las naciones mencionadas tienen entre sus prioridades fortalecer sus sistemas de salud, así como impulsar la investigación para combatir al COVID-19, pero también un conjunto de medidas enfocadas a coadyuvar la economía familiar que es la más afectada en lo inmediato por esta pandemia.

Muchas de estas acciones tienen un fin en común, mitigar el impacto de la recesión mundial que se avecina, y todas las consecuencias que traería consigo, como la disminución del PIB mundial, gobiernos endeudados tanto por generar programas sociales que ayuden a su población como por los gastos en sus sistemas de salud a raíz del COVID-19, la reducción del comercio internacional, un pico de desempleo, la quiebra de empresas y una lista de repercusiones que sin duda afectarán permanentemente la dinámica social, política y económica de todo mundo.

Fuentes consultadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí