Inicio Artículo La corrupción que derrumba la corona

La corrupción que derrumba la corona

80
0

El detonante de la crisis

El rey Felipe VI de España ha tenido que enfrentar un gran escándalo financiero que amenaza la supervivencia de la monarquía española. El problema reside en el padre del monarca, el rey Juan Carlos I, quien reinó durante casi cuatro décadas, admirado por las masas por mucho tiempo, ya que fue quién retomó el rumbo de la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Anteriormente, había protagonizado polémicos episodios que lo hicieron perder popularidad, por ejemplo, en 2012 apareció en una fotografía cazando elefantes en Botsuana, sin embargo, los hechos de corrupción que se han descubierto recientemente afectan a su hijo Felipe VI. En medio de la crisis sanitaria mundial a causa del covid-19 la monarquía española enfrenta la posibilidad de desaparecer.

Otro hecho que envolvió a la familia real fue en 2010 cuando Juan Carlos I aún era rey y su yerno Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, fue acusado de desviar fondos públicos del Instituto Nóos, una entidad dedicada a impulsar el deporte en España. (Redacción, 2020) Urdangarin fue hallado culpable en 2017 y desde entonces cumple una condena de seis años de prisión. En esa época muchos criticaron al soberano por su actitud evasiva hacia las acusaciones.

Corrupción y monarquía

Todo comenzó cuando un diario suizo reportó que Juan Carlos I tenía una cuenta bancaria secreta en dicho país a nombre de una fundación panameña llamada “Lucem”, según investigaciones de la fiscalía suiza, la familia real de Arabia Saudita le habría depositado 100 millones de dólares en 2008, como una supuesta donación, las autoridades creen que podría tratarse de una operación de lavado de dinero o de un soborno, ya que en esos días un consorcio español había sido elegido para construir un tren de alta velocidad en La Meca. (Redacción, 2020)

Con el nuevo suceso de corrupción se pone en duda la transparencia de la fortuna de Juan Carlos I en suiza. El abogado y gestor de la cuenta suiza del monarca emérito en el país helvético, Arturo Fassana, ha declarado al fiscal jefe del cantón[1] de Ginebra que Juan Carlos I le entregó en 2010 en Ginebra 1.7 millones de euros que había recibido como donación del rey Bahréin. La confesión de Fassana, que fue revelada por el diario “El país”, se encuentra dentro de la causa judicial que investiga los movimientos de la fundación panameña mencionada anteriormente, en la que el rey emérito aparece como primer beneficiario. (Herrera, 2020)

El fiscal suizo tomó la declaración de Fassana en octubre de 2018 y abrió una investigación por el presunto delito de blanqueo de capitales, así mismo, la fiscalía suiza mantiene imputados en esta investigación a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ya que en 2012 recibió una transferencia de 65 millones de esa cuenta y al abogado Dante Canónica, quien trabajó durante años en el despacho de Fassana. La conjetura de la Fiscalía suiza es que los fondos transferidos por Juan Carlos I proceden de comisiones irregulares en países de Oriente Medio y que Fassana y Canónica actuaban de testaferros.

La consorte del rey emérito, la aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, anunció acciones legales en Londres contra su ex pareja, acusándolo de utilizar al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para amenazarla en un intento por silenciarla. La empresaria aseguró en una conversación grabada en Londres en 2015 que actuó como testaferro[2] de Juan Carlos I durante años y reveló que tiene cajas llenas de documentos que comprometen a la monarquía española. (Jiménez, 2020)

El rey reconoció mediante un comunicado que conocía la existencia de esa fortuna desde marzo de 2019, las preguntas son inevitables: ¿Por qué no lo dio a conocer a las autoridades y la Fiscalía Anticorrupción?, ¿Sabe de otras actividades de su padre u otros miembros de la familia real que pudieran ser ilícitas? y ¿Qué reformas propone para evitar comportamientos similares?

Así mismo, el diario español “El país” informó que existía otra fundación llamada “Zagatka” a nombre del primo de Juan Carlos I, Álvaro de Orleans. Desde esta fundación se financiaban viajes en jet privado de la Casa Real y entre los beneficiarios están Juan Carlos I y su hijo el rey Felipe VI. Aunque son solo sospechas algunos creen que De Orleans solo es otro testaferro y que el ex monarca también usa esa fundación para negocios cuestionables de legalidad. (Toro, 2020)

La implicación de Felipe VI

Felipe VI llegó al trono en 2014 prometiendo adaptar la Casa Real a los tiempos, pero el ímpetu renovador de los inicios se diluyó tras el primer año de cambios que incluyeron mayor transparencia sobre las cuentas reales, las publicaciones de los sueldos de sus miembros y un control sobre los regalos que recibe la familia. (Jiménez, 2020)

Para que los cambios sean significativos se requiere una reforma de la Constitución para regular las discrepancias del rey con su vida privada y sus negocios, la obligación de que los miembros de la realeza declaren su patrimonio y ponerle fin a que el rey se sitúe por encima de la ley.

Miles de españoles se organizaron a través de redes sociales el pasado 18 de marzo del presente año, para realizar una cacerolada[3] desde sus balcones a la misma hora que Felipe VI daba un discurso de ánimo a una nación confinada en sus casas por la actual pandemia de covid-19, la protesta incluía la petición de que el dinero proveniente de la supuesta corrupción de Juan Carlos I fuera donado a un sistema sanitario desbordado por la crisis.

El rey podría haber aprovechado su discurso para intentar afrontar esos escándalos. Sin embargo, se limitó a elogiar a los trabajadores sanitarios, pero dejando a un lado y escondiendo los constantes recortes que ha recibido el sistema de sanidad pública, por el contrario, prefirió esquivar el tema, e incrementar aún más la falta de credibilidad de la institución monárquica. Para que España sea una auténtica monarquía parlamentaria, es imprescindible que responda de sus actos, y que esté sujeta al escrutinio de los tribunales.

La estrategia de la casa real busca proteger al actual monarca sacrificando al patriarca de los Borbón, sin embargo, se requiere una profunda regeneración para que una vez concluido el proceso los españoles puedan decidir su futuro con un referéndum.

¿Monarquía en agonía?

Las consecuencias morales del escándalo por corrupción de Juan Carlos I han hecho que se quedara sin el sueldo que le otorgaba mensualmente la Casa Real, proveniente del presupuesto anual del dinero público. También ha roto cualquier tipo de relación personal, familiar y profesional con su hijo.

Felipe VI renunció a la herencia personal de su padre derivado de las acusaciones de irregularidades financieras. Felipe también renunció “a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o con los criterios de rectitud e integridad que rigen su actividad institucional y privada y que deben informar la actividad de la Corona”, según un comunicado de la casa real. (Guy, 2020)

Para que exista un cambio real el monarca debe colaborar con la justicia activamente para descubrir la presente red de corrupción de su padre y que involucra a familiares que pudieron ser cómplices. Las instituciones del Estado sospechosas de encubrimiento tienen que ser investigadas ante las dudas de que los servicios secretos fueron utilizados para proteger la reputación de Juan Carlos I, en lugar de investigar las anomalías.

Finalmente, el acto de Felipe VI de rechazar la herencia de su padre es simbólico ya que en España no se puede renunciar a una herencia, en vida del testador. La situación de la monarquía española y del establishment[4] que la resguarda, es una anomalía democrática, que protege a una institución que fue impuesta por el franquismo.  La institución no es, como demuestran los casos de Holanda, Noruega o Dinamarca, incompatible con una democracia liberal. Pero para que lo sea tiene que estar sujeta al escrutinio y la exigencia de responsabilidades.

Referencias bibliográficas

 

Guy, J. (17 de 03 de 2020). El rey Felipe VI de España renuncia a la herencia de su padre. Obtenido de CNN Mundo: https://cnnespanol.cnn.com/2020/03/17/el-rey-felipe-vi-de-espana-renuncia-a-la-herencia-de-su-padre/

Herrera, J. (01 de 05 de 2020). Las Repúblicas. Obtenido de https://www.lasrepublicas.com/2020/05/01/escandalo-borbon-el-rey-juan-carlos-entrego-en-suiza-17-millones-cuando-aun-era-jefe-del-estado/

Jiménez, D. (20 de 03 de 2020). Monarquía española: regeneración o caída. Obtenido de The New York Times: https://www.nytimes.com/es/2020/03/20/espanol/opinion/rey-espana-corrupcion.html

Redacción. (21 de 03 de 2020). Cosas. Obtenido de https://cosas.pe/realeza/178362/felipe-vi-rey-en-jaque-escandalo-corrupcion-monarquia-espana/

Toro, M. (24 de 03 de 2020). Corrupción y monarquía: la mujer del César no solo debe ser honrada, sino parecerlo. Obtenido de elestado.net: https://elestado.net/corrupcion-monarquia/


[1] Los cantones son entidades territoriales que subdividen a un municipio, una provincia, un departamento u otro tipo de distrito.

[2] Persona que suplanta, encubre o se disfraza legalmente, prestando su nombre e identidad, firma.

[3] Protesta colectiva en la que se hace ruido con cacerolas.

[4] Es un grupo o elite dominante que controla una nación o una organización. Puede comprender un grupo social cerrado que selecciona sus propios miembros, o estructuras de élite atrincheradas en instituciones específicas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí