Inicio Artículo Entre malinterpretaciones y consecuencias

Entre malinterpretaciones y consecuencias

34
1

Después de dos meses de confinamiento en casa, después de ver como nuestra vida dio un giro de 180º para darnos cuenta de cómo poco a poco todo lo que creíamos seguro y los planes a futuro se derrumbaron en cuestión de días sin poder hacer nada, después de todo esto, es entendible que nos aferremos a cualquier atisbo de esperanza de volver a la “normalidad”.

Esto a raíz del anuncio del término de la Jornada Nacional de Sana Distancia por parte del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud el Dr. Hugo López-Gatell, previsto para el 31 de mayo de 2020, para de esta manera entrar en la etapa de reapertura denominado “la nueva normalidad”; la noticia del inicio de esta nueva etapa, combinado con los titulares que proclamaban:  el término de la cuarentena, el aplanamiento de la curva epidémica, el logro que significó que el Covid-19 no nos afectara tanto como a los países primermundistas,entre otros, logró que por un momento, la sociedad mexicana bajara la guardia.

La malinterpretación de las palabras del Subsecretario, aunado al anhelo social de terminar esta situación, no solamente por la cuestión de diversión o entretenimiento, sino porque realmente este escenario se ha vuelto insostenible para algunos quienes solo están aguantando “un poquito más”, produjo, lamentablemente, como consecuencia el aumento durante los últimos días tanto de contagios como de muertes por el virus, que sí bien, el número de contagios aumentará cada día más debido al crecimiento exponencial, este superó las expectativas debido a lo que se consideró el reinicio de la vida normal.

A pesar de que el programa de reapertura hacia la nueva normalidad ha causado dudas y plantea un futuro incierto —pues esto puede provocar una recaída de la población mexicana en el virus, ya que aunque los contagios disminuirán, estos no desaparecerán de un día a otro—, la verdad es que las medidas sanitarias esbozadas hasta el momento son las únicas armas que tenemos contra el virus, hagamos. o no, nuestra nueva vida normal.

Es importante recalcar, como lo han dicho los dirigentes nacionales, que después de esto, nada va a ser como antes, que aún falta realizar el último esfuerzo en la recta final de este confinamiento, pero que además, no es el último paso: la reapertura será de manera gradual y por lo tanto, parcial; las fiestas, el cine, el arranque de los negocios y el regreso a clases no se encuentran a la vuelta de la esquina (o del primero de junio), sino que las actividades que se podrán realizar, deben mantener las medidas de cuidado planteadas por las organizaciones de salud, ya que por el momento y durante tiempo indefinido, el coronavirus va seguir en nuestras vidas.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí