Inicio Artículo El tren vs la selva

El tren vs la selva

16
1

De acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 en la sección III “Economía”, subsección “Proyectos Regionales”, considera el proyecto “Tren Maya” como el más importante del sexenio abanderado por López Obrador en materia de infraestructura, desarrollo socioeconómico y turismo, afirma que es “un proyecto orientado a incrementar la derrama económica del turismo en la Península de Yucatán, crear empleos, impulsar el desarrollo sostenible, proteger el medio ambiente de la zona desalentando actividades como la tala ilegal y el tráfico de especies y propiciar el ordenamiento territorial de la región”.

Este proyecto atravesará los estados de Quintana Roo. Campeche, Chiapas, Tabasco y Yucatán. Y estará al frente de la obra, FONATUR Tren Maya, S.A. de C.V., la cual es una empresa de participación estatal mayoritaria sectorizada en la Secretaría de Turismo.  Se estima que este proyecto tendrá un costo aproximado de 146, 100 mdp, a principios de agosto del año pasado se estimaba que el costo fuera de 120 mdp, sin embargo se elevó por los costos de operación y mantenimiento, se espera que esta obra genere beneficios por hasta 33,800 millones de pesos.

Los resultados presentados por FONATUR aseguran que se impulsará la economía por turistas connacionales y extranjeros, así como los ahorros en otros transportes de pasajeros y carga en la zona de la Rivera Maya. Sin embargo, a pesar de la promesa de la derrama económica, el descontento y la desaprobación del proyecto se ha vuelto evidente por parte de la ciudadanía, de organizaciones no gubernamentales, asociaciones civiles y hasta organismos internacionales. Ambientalistas aseguran que es necesario analizar detalladamente el impacto ambiental, especialmente sobre la Reserva de la Biosfera de Calakmul. La Academia Mexicana de Impacto Ambiental (AMIA) afirma que la construcción no fue sujeta al debido procedimiento de evaluación de Impacto Ambiental que exigen las leyes mexicanas, ya que pone en riesgo un ecosistema frágil y con una gran biodiversidad, por ejemplo, de acuerdo con el proyecto trazado, se ha dicho que el Tren Maya utilizará las vías de tren existentes, “de los mil 500 kilómetros aproximadamente que se pretenden desarrollar, apenas en el 18 por ciento de estos hay vías existentes –el resto se construirá desde cero- , las vías existentes fueron construidas hace más de 150 años y su trazo y especificaciones no se ajustan a las necesidades de un tren moderno de pasajeros, con velocidad de crucero mayor. Técnicamente no es posible usar lo existente”, afirmó la AMIA. Esto podrá significar un incremento al costo y claramente un impacto negativo para nuestros ecosistemas.

Aun así esto no ha frenado a nuestro mandatario quien esta semana se desplazó hacia el sur  -mientras el país se enfrenta  a una crisis sanitaria con más de diez mil muertes, una crisis económica en puerta y una tasa de desempleo en constante crecimiento- para dar inicio a la obra aun con un promedio de 160 colectivos indígenas, organizaciones civiles e integrantes de la academia quienes se pronunciaron en contra del mega proyecto a través de un documento dirigido a la opinión pública para hacer énfasis al descontento y a la inoportuna gira de nuestro presidente.

Entonces mientras en meses pasados se canceló la construcción de un aeropuerto por proteger un lago, ahora se construirá un tren que destruirá grandes extensiones de selva que son vitales para nuestro país.

Fuentes: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5591971&fecha=21/04/2020

1 COMENTARIO

  1. Desde mi oportunidad para poder utilizar el tren maya: es una probabilidad lejana; considero que arrasar con áreas protegidas es una acción que tarde o temprano exigirá pagar la factura🧐😒🤨, ojalá que los grupos indígenas sean escuchados y nosotros como sociedad, demos apoyo💓🙏 para frenar proyectos que no benefician social y económicamente, a un alto porcentaje de los Mexicanos 🌳🌲🌴

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí