Inicio Artículo El papel de los Órganos Autónomos en el proceso democrático

El papel de los Órganos Autónomos en el proceso democrático

40
0

¿Qué son los Órganos Constitucionales Autónomos?

Los Órganos Constitucionales Autónomos (OCA) son aquellos creados fundamentalmente en la Constitución y que no se adscriben a los poderes tradicionales del Estado. También pueden ser los que actúan con independencia en sus decisiones y estructura orgánica, depositarios de funciones estatales que se busca desmonopolizar, especializar, agilizar, independizar, controlar y/o transparentar ante la sociedad, con la misma igualdad constitucional. (Cámara de Diputados, 2019)

Las características que deben tener son las siguientes:

  1. Deben estar establecidos y configurados directamente en la Constitución, con lo cual tienen independencia jurídica de los poderes clásicos del Estado, lo que se traduce en autonomía orgánica y funcional.
  2. Atribución de una o varias funciones primordiales del Estado, lo cual implica autonomía técnica, es decir, deben atender eficazmente asuntos primordiales del Estado en beneficio de la sociedad.
  3. Facultad para expedir las normas que los rigen (autonomía normativa).
  4. Capacidad para definir sus necesidades presupuestales y para administrar y emplear los recursos económicos que les sean asignados (autonomía financiera-presupuestal y administrativa).
  5. Deben mantener con los otros órganos del Estado relaciones de coordinación.

De acuerdo con lo expuesto, podemos decir que la creación e integración de los OCA tienen en común la búsqueda de imparcialidad, certeza en la información que proporcionan e independencia de los poderes públicos.

La creación de los Órganos Autónomos representa un avance en los procesos democráticos reclamados por la sociedad, ya que las autoridades gubernamentales han perdido credibilidad debido a los excesos en el ejercicio del poder; dichos organismos permiten, por ejemplo, organizar elecciones, defender los derechos humanos, tener acceso y proteger la información de datos personales, entre otras cosas, esto representa un logro de la ciudadanía, no una autorización del gobierno.

Origen de los Órganos Constitucionales Autónomos en México

Los OCA surgen en la década de los noventa en México con la necesidad de generar un modelo más flexible en atención a las funciones totales del Estado y con un grado mayor de autonomía operativa, de decisión y presupuestal reconocido en la Constitución, para atender las necesidades sociales.

La aparición de los OCA responde a una evolución, tanto en el discurso como en la práctica, del papel de los poderes en el Estado y como una posibilidad exitosa del ejercicio del poder público. Así, el doble aspecto fundamental de estas entidades consiste, por una parte, en que son organismos del Estado, y por otra, en su previsión en el texto constitucional como autónomos, es decir, no subordinados al Ejecutivo, Legislativo o Judicial. (Caballero, 2021)

Debido a estas características, y ante la constante de fenómenos como la corrupción de las entidades públicas vinculadas a los poderes, la falta de equilibrios entre los mismos, y los excesos de los partidos en el juego político, en ocasiones parece que los Órganos Constitucionales Autónomos tendrían una prevalencia especial, incluso por encima de los poderes, además de que algunos han adquirido una relevancia fundamental.

Por otra parte, es importante destacar que los órganos autónomos contribuyen al redimensionamiento y al equilibrio de los poderes mismos, porque se componen como un contrapeso eficiente, ya que producen mecanismos de control constitucional, y promueven la participación ciudadana no partidista en la toma de decisiones fundamentales.

Los Órganos Autónomos son parte del Estado

De acuerdo con Ackerman (2007) la descentralización de la autoridad es más efectiva para estimular la innovación en políticas públicas y la delegación efectiva de autoridad, y que el extenso debate entre los integrantes de los cuerpos colegiados, conductores de un organismo autónomo, así como la participación activa de la sociedad civil en su funcionamiento, son elementos centrales para su buen desempeño burocrático.

En defensa de lo anterior, los OCA cumplen la función de contrapeso del poder frente a las injusticias de las instituciones gubernamentales. Estos organismos son herramientas ciudadanas para ejercer derechos clave como la libertad de expresión y el acceso a la información, los cuales permiten la ejecución de otros derechos, son razón por la cual resulta esencial garantizar su existencia e independencia.

¿Eliminar Órganos Autónomos pone en riesgo la democracia?

Recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa de “reforma administrativa”, cuya finalidad es desaparecer los organismos autónomos y especificó que los primeros que serán absorbidos por secretarías y dependencias del gobierno federal serán aquellos que no necesitan reforma legal y que fueron creados por el Ejecutivo. Existen alrededor de 200 organismos de este tipo y de desaparecer, se obtendrían 50 mil millones de pesos de ahorro.

Bajo otra perspectiva es necesario cuestionar si los organismos autónomos cumplen los objetivos para los que fueron creados o si en su momento sólo fueron establecidos para fines políticos propios del gobierno en turno, y que actualmente no están cumpliendo las expectativas al no dar los resultando deseados; en todo caso, no sería poner en riesgo la democracia y la transparencia en el país, sino hacer una depuración de organismos que no aportan lo necesario para el fortalecimiento de la democracia

Es necesario revisar la función de cada uno de estos organismos, para verificar que no exista duplicidad de actividades y que éstos cumplan los objetivos, para verificar  que se cumpla la lógica de austeridad implementada por la administración actual, de ser eficiente, no tener tantos aparatos que consuman presupuesto y que éste se quede en el mismo gobierno.

También es importante destacar que algunos organismos han dado lugar a irregularidades, malos manejos y abusos de su autonomía. La cuestión es saber si aún es tiempo de corregir los errores detectados a estos organismos con auditarías y la vigilancia de su buen funcionamiento, o bien si lo más factible sería su eliminación.

Llevar a los órganos autónomos al seno de las secretarías de Estado significaría convertirlos en órganos políticos, por lo que perderían la razón de ser por la que fueron creados, que es “tomar decisiones técnicas”.

Conclusiones

Con el paso de los años y dado el cambio político derivado de la llegada de una nueva administración que cuestiona el modelo que da origen al modelo de órganos reguladores, los diseños son puestos a prueba, es necesario hacer un análisis de todo lo que conlleva eliminar los OCA; en el sentido técnico las decisiones se convertirían en disposiciones políticas, lo cual provocaría un retroceso en materia de regulación, evaluación y control en temas de suma importancia como las telecomunicaciones, radiodifusión, competencia económica y transparencia

Los OCA se han planteado como la solución a los problemas que aquejan a nuestro país, un antídoto contra la corrupción y el mal gobierno. La eliminación de los mismos favorece la concentración del poder en la administración presente y genera incertidumbre principalmente en los consumidores y empresarios, esta decisión podría generar un encarecimiento de bienes y productos y la falta de competencia, ante un eventual fortalecimiento de los monopolios.

En contraparte, muchas de estas instancias no dan los resultados deseados, no se han logrado cambios significativos en materia de transparencia y acceso a la información pública a escala estatal y municipal, aun cuando cada estado tiene un organismo específico para lo anterior y cuando también se tiene el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) para coadyuvar en este tema.

Es necesario que se analicen todos los pros y contras que conlleva llevar a cabo esta reforma anunciada por el presidente y realizar lo que más convenga al país, tomando en cuenta las circunstancias políticas, económicas y sociales sin poner en riesgo la democracia.

Referencias

Caballero, J. L. (20 de enero de 2021). Los órganos constitucionales autónomos: más allá de la división de poderes. Obtenido de Universidad Latina de América: https://ti.unla.edu.mx/iusunla2/reflexion/LOS%20ORGANOS%20CONSTITUCIONALES%20AUTONOMOS.htm

Cámara de Diputados. (14 de agosto de 2019). Iniciativas de Ciudadanos Legisladores. Obtenido de https://www.senado.gob.mx/64/gaceta_comision_permanente/documento/98251

Cárdenas, Jaime. (2008). Organismos autónomos y democracia: El caso de México. Boletín mexicano de derecho comparado, 41(121), 421-426. Recuperado en 21 de enero de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0041-86332008000100014&lng=es&tlng=

IMCO. (08 de enero de 2021). Eliminar organismos autónomos como el INAI y el IFT implicaría un grave retroceso en materia de derechos humanos en México. Obtenido de https://imco.org.mx/eliminar-organismos-autonomos-como-el-inai-y-el-ift-implicaria-un-grave-retroceso-en-materia-de-derechos-humanos-en-mexico/

Matute, C. (2015). Los Organismos Autónomos Constitucionales. La evolución de la División de Poderes y un proceso de integración al orden jurídico internacional. Revista de Administración Pública, 15-36. Recuperado en 21 de enero de 2021, de: https://inap.mx/wp-content/uploads/2020/08/rap138.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí