Inicio Destacado El Censo en tiempos de coronavirus

El Censo en tiempos de coronavirus

96
1
censo inegi 2020

Pedro Alfonso Sandoval Rivero

El pasado 2 de marzo se inició en todo el país el Censo 2020 del INEGI, proceso que se realiza cada diez años, y que se tiene programado termine el próximo 27 de este mismo mes. En este ejercicio se encuentran participando aproximadamente 151 mil encuestadores, además, para este año se añadió el uso de dispositivos móviles y plataformas digitales. La recopilación de toda esta información tiene entre sus objetivos principales, además de brindar datos de la densidad poblacional, generar un
panorama de la estructura socioeconómica del país.

Sin embargo, la situación laboral en la que los encuestadores realizan su trabajo no siempre es la mejor, ni la más segura. Con jornadas de hasta más de 10 horas, atraso en los pagos, denuncias por hostigamiento laboral y sexual, tratos despectivos de la ciudadana hacia los trabajadores de campo, además de los casos de asaltos, amenazas e incluso asesinatos son lamentablemente una constante cuando se presentan estos procesos de recolección de datos, notas que se pueden encontrar en los encabezados de cada año que hay levantamiento de información. Si bien estos
infortunios no son atribuibles al INEGI, si se le puede responsabilizar por el hecho de no estar preparados para prevenirlos.

En 2015 los casos más sonados fueron el linchamiento de dos encuestadores en el municipio de Ajalpan, Puebla, y el secuestro y asesinato de otros dos en Urique, Chihuahua. En 2019 un encuestador perdió la vida en Cuautla, Morelos. Este año no fue la excepción, un encuestador baleado en el municipio de Juchitán, Oaxaca. A estos se suman decenas de casos de asaltos y agresiones. Y si bien no es motivo de justificación alguna, estos sucesos tienen un trasfondo en común, la inseguridad y la
desconfianza que hay en México. Cuando a una comunidad pequeña ingresan sujetos ajenos a la misma, la primera idea que pasa por la mente de los locales es que tiene que ser un secuestrador, asaltante, asesino o cualquier adjetivo delictivo que le asignen.

Otro elemento que se agrega este año es el tema del coronavirus, y que, pese a que se registró el primer caso en días previos al comienzo el censo, y a estar a un par de días de que inició la cuarentena, no hubo indicaciones por parte del INEGI en un principio de modificar las fechas de levantamiento de datos, y no hay a la fecha medidas adicionales de control que protejan tanto a sus trabajadores de campo como a ciudadanos, llámense chequeos de temperatura de encuestadores, para prevenir
que si alguno se encuentra contagiado esparza el virus, o brindar de artículos para evitar el contagio, como gel antibacterial, salvo las indicaciones generales que las autoridades de salud han dado a la población como mantener 1.5 metros de distancia con las personas.

Claro está que el INEGI cuenta con recursos limitados, sin embargo, un censo de 45 millones de viviendas y 127 millones de mexicanos, en una situación social y de salud como la que vivimos hoy, debería contar con una planeación mucho más minuciosa y que sobre todo vele por la integridad de sus trabajadores, aunque estos sean temporales.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí