Inicio Artículo Del Mazo, el gobernador que se queda en casa

Del Mazo, el gobernador que se queda en casa

28
0

Pedro Alfonso Sandoval Rivero

La figura del Poder Ejecutivo suele ser la más reconocida y con mayor presencia entre la ciudadanía y medios de comunicación, esto no solo aplica para el Presidente de la República, también para los gobernadores de cada uno de los estados. Incluso, muchos de los candidatos presidenciables de las últimas elecciones han surgido gracias a su carrera política como dirigentes estatales. Claudia Sheinbaum, Jaime Rodríguez “El Bronco”, Eruviel Ávila, Javier y César Duarte, son solo algunos nombres de gobernadores fácilmente identificables, todos por su constante presencia en medios, algunos por escándalos y corrupción, otros, por su labor en el poder.

El caso del actual gobernador del Edomex se ha vuelto un tanto controversial, pues su falta de presencia en medios y entre la opinión de la ciudadanía mexiquense tras 31 meses de gestión, hacen creer que su equipo de comunicación e imagen carece ya no de una buena estrategia (pues dudo que de recursos), sino de un plan; incluso desde que era candidato al cargo que actualmente desempeña se le veía distante y ausente, era más fácil saber de su existencia por un espectacular a mitad de alguna avenida que por su campaña. Su gobierno ha sido prácticamente igual. Es evidente la pérdida de legitimidad de Del Mazo, y algunas de las últimas medidas de su gobierno no han ayudado mucho, entre ellas el aumento a la tarifa de transporte.

Tanto en sus redes sociales como en sus contadas giras por el estado hasta antes de la pandemia, su figura se diluye a tal grado que pasa desapercibido por la mayoría de sus gobernados, por ejemplo, en los últimos días lo más relevante ha sido su acto de presencia en la conferencia de presidente Andrés Manuel, y no precisamente porque haya participado o hablado, sino porque llevaba cubrebocas a diferencia del resto.

Esta falta de liderazgo político se refleja varios escenarios, en primer lugar y el más importante, frente a la ciudadanía. De acuerdo al Ranking Mitofsky, elaborado para El Economista, entre enero y febrero de este año Alfredo del Mazo fue el gobernador peor evaluado de los 32 mandatarios, con un nivel de aprobación del 14.5%, calificación que disminuyó en comparación con diciembre de 2019, cuando tenía el 16.5%; la crisis por la pandemia le ha “ayudado” a mejorar esta calificación, en parte porque ha seguido a la par los planes de acción del Ejecutivo Federal, y también porque los niveles de contagio no han crecido exponencialmente como el caso de la CDMX. Esto le ha llevado a subir al 24.9% de aprobación en la evaluación del mes de abril, en pocas palabras, solo 3 de cada 10 mexiquenses aprueban su gobierno.

En segundo lugar, es bien sabido que en la cultura priísta, los líderes del partido con mayor peso suelen ser los que desempeñan un cargo de elección popular, lo fue el presidente de la República durante su era dorada en el siglo XX, y actualmente los gobernadores, como Arturo Montiel, Peña Nieto y Eruviel Ávila en el Estado de México, que desde el poder manejaban los hilos del partido en la entidad. Pero ahora el priísmo se encuentra acéfalo, militantes y líderes se sienten abandonados de la mano del que por tradición es el máximo líder del partido, y considerando que el Estado de México es el último gran bastión que le queda al Revolucionario Institucional, un descontento al interior del partido podría ser la gota que derrame el vaso.

Finalmente, como ya lo mencionaba, las decisiones del gobierno Delmazista respecto a la pandemia por coronavirus se han tomado en paralelo a las del Gobierno Federal. Su labor no ha sido extraordinaria, pero tampoco nula. Adicionalmente, ha gestionado la apertura de cinco centros de atención médica en distintos puntos del estado para incrementar la capacidad hospitalaria, y ha publicado que se apoyará con el 50% de subsidio en el pago al impuesto sobre nómina de abril y mayo a empresas con menos de 50 empleados, una prórroga de dos meses en el 100% del pago al impuesto sobre nómina de abril y mayo a empresas que tengan de 51 a 100 empleados, y cero impuestos en hospedaje durante abril, mayo, junio y julio para el sector turístico.

Fuentes consultadas:

Ranking Gobernadores de México (Abril 20), Mitofsky. Consultado en: http://consulta.mx/index.php/encuestas-e-investigaciones/evaluacion-de-gobierno/item/1347-rank-gobernadores-abr20

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí