Inicio Destacado Cuando los Derechos Humanos no importan tanto

Cuando los Derechos Humanos no importan tanto

62
0

El 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos, una ocasión en que diversas instituciones y organismos sacan a relucir los logros, el trabajo y los avances en materia de defensa de las primeras garantías que cualquier persona adquiere (o debería adquirir).

En la famosa Declaración Universal de los Derechos Humanos1 se incluyen el derechos como la dignidad, vida, justicia, libertad, entre otros, y, además, la igualdad de derechos para todas las personas, sin importar ninguna de sus condiciones socioeconómicas, étnicas, geográficas, etcétera; en México, no solamente es un acuerdo internacional el que establece estos principios, sino que también han sido traducido a los primeros 29 artículos de nuestra Constitución Política.

Pero no todo es tan fácil como repetir treinta enunciados hasta que los sepamos de memoria. En nuestro país, se han denunciado una multitud de casos en donde son esas autoridades que debiesen velar por los Derechos Humanos quienes atentan sobre estos, no es una crisis reciente como en ocasiones se ha mencionado, sino que son instituciones que, durante décadas han enfrentado graves acusaciones de abuso de poder.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL, 2016) del INEGI2, la población privada de su libertad de 18 años y más, declaró diversas formas de violencia que sufrió durante su detención: 52.5% fue amenazada con cargos falsos, 46.2% fue desvestida, 35.6% le impidieron respirar, 28.2% fue amenazada con daño a su familia, 59% recibió patadas o puñetazos, 4.5% violación sexual, entre muchas otras denuncias.

Este día mundial, es una oportunidad para reconocer el problema que significa no solamente la violación a los Derechos Humanos, sino por quién son realizadas. Lamentablemente, este tipo de acciones ha ocasionado una pérdida de confianza por parte de la población en las instituciones encargadas de velar por la seguridad de México, y no solo eso, sino que el miedo y casi “odio” creciente ha generado olas de protesta en las que se ha reclamado la desaparición de cuerpos enteros, como el radical y reciente movimiento ACAB, presente en diversas marchas no solo mexicanas, sino en otros países del mundo entero y que reclama en contra de la brutalidad policíaca.

No se trata de estar a favor o en contra de estos reclamos y la manera en que se realizan, sino en entender las causas de la creciente confianza y radicalización en contra de la antigua, constante y frecuente violación a los Derechos Humanos por parte de las autoridades (desde policías municipales hasta jefes de gobierno) que se encuentran “comprometidas” con el bienestar de la población.

Referencias:

1 Declaración Universal de Derechos Humanos (1948). De la ONU: https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights

2 Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL, 2016) De INEGI: https://www.inegi.org.mx/programas/enpol/2016/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí