La moral y la izquierda: una respuesta frente al individualismo neoliberal

Por: Antonio López

La imoralidad política en México carece de fronteras.
Rebasa lo inimaginable.
Esa es una de las razones por las que no hay (casi)
políticos tras las rejas.
Arnoldo Kraus

En ningún sitio se acumula la evidencia de miseria moral
más rápidamente que en la llamada esfera pública.
Pankaj Mishra

Durante el proceso electoral de 2017-2018, el entonces candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, propuso la elaboración de una “Constitución Moral”; la iniciativa se justificaba en la necesidad de hacer frente a la impunidad y corrupción que había permeado en las instituciones del Estado mexicano. Según AMLO, para hacer frente a esos problemas era necesario recuperar los valores que daban identidad a los mexicanos y cambiar aquellos que culturalmente nos hacían justificar estos males, es decir, eliminar del imaginario colectivo aquellos adagios populares como “el que no tranza no avanza”.

La propuesta trajo a la mesa un debate sobre el papel del Estado en la educación moral de sus ciudadanos, sobre todo, de uno que constitucionalmente es laico. Pero creo que el debate no debería ser la propuesta de una educación moral frente a los problemas nacionales, sino algo más amplio: ¿cuál es la responsabilidad de la izquierda frente a una moral neoliberal, cuya cultura ha degenerado en un individualismo que tiene como marco normativo la competencia y, por lo tanto, incita a la violencia?

Breve acercamiento al individualismo neoliberal

Uno de los problemas más grandes que encontramos cuando nos iniciamos en el estudio del neoliberalismo, es que tanto su definición como sus consecuencias cambian dependiendo el autor al que nos acercamos. Como bien señala Wendy Brown, se ha vuelto un lugar común decir que “el neoliberalismo no tiene coordenadas fijas o establecidas, que sus formulaciones discursivas tienen una variedad temporal y geográfica, lo mismo que las consecuencias de sus políticas y sus prácticas materiales” (2015: 35).

Esa ausencia de referentes que permitan aprehender el término, nos lleva a que exista un desconocimiento general de lo que es el neoliberalismo, como ejemplo de ello, después del discurso del Presidente Andrés Manuel López Obrador del primero de diciembre, la palabra más buscada en Google fue esa[1]. Sin embargo, la falta de “coordenadas fijas” no impide señalar que el neoliberalismo como modelo económico, político y cultural ha venido erosionando las relaciones sociales, ya que desde su origen se fortaleció una noción de responsabilidad individual que complicaba la comprensión de los acontecimientos en términos sociales (Contreras, 2015). En otras palabras, el individuo que cultural y políticamente ha sido socializado bajo los postulados del individualismo neoliberal está convencido, al igual que Margaret Thatcher, de que “la sociedad no existe”.

En consecuencia, sin una sociedad que busque un beneficio colectivo, lo que le queda a los ciudadanos es el mercado, cuya premisa es la libertad; el individuo es libre para buscar obtener los beneficios que desee siempre y cuando su competencia se dé en el marco de un Estado de Derecho, pero “las sociedades neoliberales han asumido de manera acrítica la realización de la libertad como su máximo logro, sin prever las nefastas consecuencias que lleva consigo una dinámica hedonista, auto­­­­­­­­­-gratificante y que tiende al solipsismo sin contemplar el daño causado a los demás” (Da Jandra, 2018: 18).

Bajo esta lógica, no es casual que la libertad esté en el centro de la ideología neoliberal, ya que se presenta como la posibilidad de autorrealización sin cortapisas, sin obstáculos externos más que sus propios deseos y capacidades; si un individuo desea sobresalir del resto no espera nada de nadie, al contrario, lo que tiene que hacer es impulsar su desarrollo a través de la libre empresa, o mejor aún, desde sus capacidades, de ahí que esté tan difundido el concepto de “capital humano”, porque en el neoliberalismo el individuo es, en tanto invierte en sí mismo, por eso la educación se ve como una inversión, equiparable al pago del gimnasio o el gasto que se hace en ropa y accesorios.

Ahora bien, si el individuo centra su interés en el beneficio individual a través de la competencia, las consecuencias son para el Estado como ente que organiza la vida pública de las naciones, ya que el mercado “no admite lazos de confraternidad, erosiona los sentimientos de solidaridad y repudia el comportamiento que no se rige por el cálculo” (Contreras, 2015: 71). Pero no sólo eso, el exceso de libertad sin rectitud ética ha provocado que quienes detentan el poder tanto económico como político, se enriquezcan empobreciendo a la mayoría de ciudadanos (Da Jandra, 2018).

El papel de la izquierda y la moral

La racionalidad neoliberal, centrada en un juego perverso de la libertad, no sólo tiene consecuencias económicas y políticas, también hay consecuencias sociales. Una que me parece grave y de la que se habla poco es la competitividad. Como ha señalado el filósofo italiano Franco Berardi “Bifo” (2015), la nueva etapa del capitalismo (semiocapitalismo) está centrada en la extracción del valor de las capacidades semióticas como la inteligencia, la sensibilidad o las emociones. Bajo esa lógica, la competitividad individual obliga a que los ciudadanos vean en el otro a alguien a quien derrotar; nuestra inteligencia está al servicio del fracaso de quien está frente a nosotros y no en el bienestar público y social que nos prometía la democracia, en ese sentido, es que la competencia se convierte en un acto violento, porque al final, “competencia significa violencia y guerra”, es por ello que “el neoliberalismo es la racionalidad con que el capitalismo finalmente devora a la humanidad, no sólo con su maquinaria de mercantilización obligatoria y expansión con fines de lucro, sino por su forma de valoración”. (Brown, 2015: 55)

Pero si los males sociales y políticos son generados desde el mercado a través de la ideología que nos presenta, ¿por qué el Estado y sobre todo, uno de corte izquierdista está obligado a resolver esos problemas?

La respuesta tendría que dividirse en dos momentos, el primero es que, como se señaló anteriormente, quienes han detentado el poder político y económico son los principales responsables de las crisis a las que nos enfrentamos todos; entregaron el bien público al mercado con consecuencias desastrosas para todos, en ese sentido es que se necesita construir un nuevo camino que devenga en la búsqueda del bien común ya que, como señaló Montesquieu, “perdida la moral, se acaba el amor al orden, la obediencia y la virtud” (citado en Da Jandra, 2015: 26). En otras palabras, la construcción de una moral que permita que los ciudadanos encontremos en el orden y el respeto a las leyes un camino viable para mejorar nuestras condiciones de vida, depende en gran medida del compromiso que la administración pública y nuestros líderes tengan con ese proyecto, y para ello se requiere de un Estado moralmente responsable o si se prefiere, uno con sentido ético. El segundo momento, tiene que ver con que los proyectos de la izquierda son, de inicio más incluyentes, su premisa siempre es <<tienes una oportunidad, únete a nosotros>>, en cambio, la derecha fascista impone una moral en la que los demás no caben, de hecho, para la derecha siempre hay un enemigo al que se debe exterminar (Zizek, 2015). Además, la “retirada” de la izquierda de los debates serios sobre la moral del Estado, ha dado cabida a que los espacios vacíos se llenen con extremismos religiosos que a la larga pueden terminar en problemas peores para la libertad como la conocemos en occidente.

Es por ello que uno de los problemas a los que se enfrenta la izquierda y que quizá tenga que ver con su actual crisis es que a ellos se les ha responsabilizado de querer imponer una moral que está en contra de los valores de la tradición judeocristiana (o de otra religión, dependiendo del contexto del que se trate), aunque simplemente se trate de una lucha a favor del respeto y la ampliación de derechos humanos como el matrimonio igualitario, aborto, adopción homoparental, entre otros. Quizá es por ello que no se les ve como una opción frente a lo que ha hecho la derecha conservadora, y mucho menos, frente a los valores que hoy en día promueve el neoliberalismo.

En ese sentido es que la izquierda, sin miedos, y con responsabilidad, está obligada a construir una nueva ideología que moralice a los ciudadanos y recupere la búsqueda de un Estado que vele por la seguridad social y la reducción de los grandes males como la corrupción y la impunidad, “lo que me fascina, por ello, es la idea de que nosotros en la izquierda, deberíamos asumir esa ideología: <<Nosotros somos la verdadera ley y orden. Nosotros somos la verdadera moralidad>>” (Zizek, 2015: 85).

A manera de conclusión

Hay una cita de Zizek, en donde, me parece, se contiene la idea central de vivir en una sociedad moral:

 … Estoy a favor de valores totalitarios, ¿Qué quiero decir con eso? Déjame poner un ejemplo. No me gustaría vivir en un Estado donde tienes que argumentar que no está bien violar a las mujeres. Eso es obsceno. ¿Qué clase de sociedad es esa en la que esos valores necesitan ser debatidos? Me gustaría vivir en una sociedad donde no haya duda de que la sola idea de violación es completamente aborrecible y demencial. Y lo mismo sucede con el racismo, el fascismo, etcétera. (Zizek, 2015: 36)

Es por ello que la moral debe estar incluida en cualquier proyecto político de la izquierda, ya que como señaló Maruan Soto Antaki, no hay Estado sin proyecto filosófico, y estoy de acuerdo, cualquier Estado-nación que desee viabilidad debe tener entre sus metas un proyecto más allá de la administración de las finanzas públicas y la reducción de la inseguridad, de ahí la importancia de que sea la izquierda quien tome la bandera de la construcción de una nueva moralidad, en donde no haya cabida para debates sobre la prudencia de castigar o no la corrupción por asuntos políticos y mucho menos otros temas que impactan en la sociedad como los feminicidios.

Bibliografía

Berardi, Franco, (2015) La sublevación. México, Surplus.

Brown, Wendy, (2015) El pueblo sin atributos. La secreta revolución del neoliberalismo. Barcelona, Malpaso.

Contreras, Miguel Ángel (2015) Crítica a la razón neoliberal. Del neoliberalismo al posliberalismo. México, Akal.

Da Jandra, Leonardo, et al (2018) “Parásitos de la libertad”. En Da Jandra et al. Desconfianza. El naufragio de la democracia en México. México, Lince.

Zizek, Slavoj, (2015) Pedir lo imposible. España, Akal.


[1] Neoliberalismo, la palabra más buscada tras discurso de Obrador. http://www.contrapesociudadano.com/neoliberalismo-la-palabra-mas-buscada-tras-de-discurso-de-obrador/

ELECCIONES GENERALES EN ESPAÑA: ¿CÓMO VA EL JUEGO RUMBO AL 28 DE ABRIL?

Por: Isidro Rangel O`Shea

@isidroshea

Los Partidos Políticos

Cualquiera que siga medianamente las elecciones y el sistema de partidos español, sabe que, desde hace unos años, éste ya no es más un sistema bipartidista, sino que ahora los partidos grandes y tradicionales que han estado prácticamente desde la época de la transición española (el Partido Popular (PP) y el Partido Social Obrero Español (PSOE)) han estado obligados en la última legislatura a negociar y a pactar con otros dos partidos de carácter nacional (Podemos y Ciudadanos). A los cuatro anteriores, ahora debemos incluir al partido de extrema derecha VOX, el cual tiene como antecedente más próximo su éxito electoral en la comunidad de Andalucía.

Ideologías

España es un país completamente ideologizado en términos del espectro izquierda – derecha y a pesar de que para teóricos políticos clásicos como Anthony Downs la ideología solamente es un atajo que nos permite digerir la información que nos proporcionan las opciones políticas, para posteriormente emitir nuestro voto, también es cierto que son muchos los especialistas en política comparada, como Scott Mainwaring, que afirman que el voto ideologizado es parte de las democracias más avanzadas; sin embargo, no podemos olvidar el peso que tiene la historia de los regímenes políticos españoles, en especial el franquismo, en la construcción de ideologías.

Como ya se mencionó y ustedes saben, son el PP y el PSOE los partidos tradicionales de España y, asimismo, los más grandes. El PP es el partido natural de la derecha española, mientras el PSOE es el partido que ha representado desde hace años a la izquierda del país.

¿Dónde están situados los otros 3 partidos? Podemos señalar que el partido de Pablo Iglesias, que cobró fuerza a partir de la coyuntura del 15-M en la Puerta del Sol de Madrid, ocupa dentro de los partidos de carácter nacional, el lado más extremo de la izquierda.

Ciudadanos el partido de Albert Rivera, que en su origen fue un partido de centro izquierda, se vio obligado, a partir del surgimiento de Podemos, a ocupar otra parte del continuo de izquierda – derecha, llegando a ser en la actualidad un partido de centro – derecha y, por ende, el más cercano al punto cero.

VOX es el partido de carácter nacional que se ha posicionado en la extrema derecha, coadyuvando al fenómeno de partidos radicales que en los últimos años han conseguido espacios importantes en casi toda Europa.

¿Cómo se elige al Presidente de Gobierno?

En España (como en la mayor parte de los países de la Unión Europea) el Presidente de Gobierno no se elige de manera directa por la ciudadanía; los ciudadanos votan en cada circunscripción por los Diputados que conformarán la Cámara, y es en estos Diputados en donde recae la responsabilidad de elección del Presidente de Gobierno. Desde el final del franquismo y a partir de la transición a la vida democrática española, no ha habido grandes “sorpresas” respecto a la forma de votar de los Diputados; estos siempre han respaldado a los partidos de su bloque ideológico.

El territorio español, para fines electorales, se divide en 52 circunscripciones: una por cada provincia del país, además de una circunscripción por cada ciudad autónoma: Ceuta y Melilla.

Las circunscripciones electorales varían de tamaño de manera drástica con base en la población que cada una tiene, de esta manera la circunscripción de Madrid cuenta con 32 Diputados, mientras la circunscripción de la provincia de Soria solamente cuenta con 2.

Los partidos presentan en cada circunscripción una lista cerrada de candidatos, la cual tiene el mismo número de candidatos como diputaciones estén en juego dentro de la circunscripción; de tal manera, los ciudadanos votan únicamente por el partido de su preferencia.

Una vez que se termina la jornada electoral y se hace el conteo de votos por cada una de las circunscripciones se utiliza el método o Ley de Hond´t para la repartición proporcional de los escaños.

La Ley de Hond´t es sumamente fácil; consiste en dividir el número de votos que obtuvo cada partido, entre el número de Diputaciones que están en juego por separado.

Ejemplo: si el partido amarillo obtiene 5,000 votos en una circunscripción que tiene 3 diputaciones, los 5,000 votos se dividen entre 1, entre 2 y entre 3. Si en esa misma circunscripción la planilla verde obtiene 3,500 votos, esos 3,000 votos se dividen también entre 1, entre 2 y entre 3; y así sucesivamente con cada uno de los resultados de cada partido.

Una vez que se tienen los cocientes de cada una de las divisiones, se eligen las tres cifras más altas de todas ellas, asignándole a ellas una diputación. A continuación, se presenta visualmente dicho ejemplo del método de Hondt.

PARTIDO TOTAL DE VOTOS /1 /2 /3
AMARILLO 5,000 5,000 2,500 1,666.6
VERDE 3,500 3,500 1,750 1,166.6
ROJO 2,800 2,800 1,400 933.3
AZUL 600 600 300 200

Fuente: Elaboración propia con datos ejemplificatorios.

La tabla nos permite ver que las tres diputaciones se repartirían entre el partido amarillo, el partido verde y el partido rojo. El partido azul se quedaría sin ningún Diputado, al no obtener ninguno de los tres cocientes más altos. De esta manera cada circunscripción aporta sus Diputados, los cuales una vez conformada la legislatura se integran por partidos y, en caso necesario (como va a suceder en las próximas elecciones), negocian entre los distintos bloques.

Posibles escenarios y acuerdos de gobierno

Al ser un sistema de gobierno en el cual el Presidente es elegido por el Congreso y no de manera directa por los ciudadanos, es necesario que existan acuerdos entre las diferentes bancadas para lograr así la mayoría que les permita elegir al jefe de gobierno, sobre todo ahora, que la Cámara de Diputados no se conforma únicamente por dos partidos políticos.

Dicho lo anterior, los escenarios más probables son:

PSOE ­– UNIDAS PODEMOS: Esta sería por excelencia la coalición de gobierno de los partidos de izquierda, a ella podríamos sumar unas pocas curules de partidos de carácter local con mínima representación en el Congreso, pero que, dadas las circunstancias, pueden marcar una diferencia significativa. Si esta coalición lograra los 176 Diputados necesarios para conformar gobierno, el presidente del mismo sería Pedro Sánchez, miembro del PSOE, quien hoy es el Presidente, pero que nunca ha ganado unas elecciones generales, dado que fue investido a partir de la moción de censura que sufrió Mariano Rajoy del PP.

PP ­­­– CIUDADANOS ­– ¿VOX?: El PP y Ciudadanos conformarían por su parte la coalición de partidos de derecha, sin embargo, sería arriesgado asegurar que a partir de la coalición de únicamente estos dos partidos se lograría conformar un gobierno; por lo cual, en casi todos los análisis se considera también a VOX para formar dicha coalición; aunque debemos también mencionar que no son pocas las ocasiones en las cuales Albert Rivera de Ciudadanos, se ha manifestado en contra de pactar con la ultra derecha, aun teniendo como antecedente más próximo las elecciones celebradas el año pasado en Andalucía, donde a pesar de haber sido el PSOE el partido más votado, la coalición de los 3 partidos de derecha logró conformar el gobierno autonómico que por décadas había tenido el PSOE.

PSOE ­– UNIDAS PODEMOS­ ­– CIUDADANOS: Esta tercera opción suena mucho más inviable dado que Albert Rivera ha marcado distancia del PSOE y en específico del actual Presidente Pedro Sánchez, a quien señala por pactar a favor de los independentistas de Cataluña; sin embargo, dada la complejidad de los tiempos y que Albert Rivera no se muestra completamente dispuesto a negociar con la extrema derecha representada por VOX, puede llegar en última instancia a ser una opción, sobre todo si recordamos el inicio de Ciudadanos como partido político y el objetivo de sus miembros de ocupar, en la medida de lo posible, el centro del espectro ideológico nacional.

Conclusiones

El sistema de dos grandes partidos en España ha pasado a ser historia. Nuevamente los grandes partidos estarán obligados a negociar con el resto de los partidos para tener un gobierno de coalición, o por lo menos un acuerdo político que los lleve a posicionar a su líder como Presidente de Gobierno.

Desde mi punto de vista, la gran clave del juego o donde tendremos que centrar gran parte de la atención, es en el partido de Albert Rivera (Ciudadanos), pues parece ser la bisagra que decidirá si España continúa con un gobierno del Partido Socialista, o bien, vuelve a un gobierno del Partido Popular. Será interesante no solamente ver los resultados de este partido el día de la jornada electoral (hoy está posicionado como la tercera fuerza en las encuestas) sino también, cómo se comporta éste dentro de las negociaciones, una vez conformada la legislatura.

En este mismo tenor, la tercera conclusión es que el próximo 28 de abril no bastará con ser el partido que obtenga más votos o diputaciones, pues ningún partido tendrá mayoría absoluta que le permita gobernar sin negociar. Para ejemplificar lo anterior, existe el caso real, ya mencionado, de Andalucía, donde a pesar de que el PSOE ganó en número de votos y escaños, los tres partidos del ala derecha (PP, Ciudadanos y VOX) lograron cerrar un acuerdo por el cual hoy Andalucía es gobernada por el Partido Popular, a pesar de no ser el partido más votado.

Una cuarta conclusión: no se puede perder de vista el papel que desempeñará VOX, pues si bien es cierto que no será uno de los partidos con mayores votaciones, también es cierto que puede convertirse -como diría el florentino Giovanni Sartori-, en un partido de chantaje, al existir altas probabilidades de que con sus diputados incline la balanza hacia un gobierno de derecha. Asimismo, y aunque lo anterior no llegue a suceder, es importante tener a VOX dentro del radar, pues es imposible negar que una ola de derecha radical se está instaurando nuevamente en Europa, alterando los sistemas políticos de países como: Francia, Austria, Hungría, Polonia, entre otros incluyendo España.

Reseña: Ceguera moral: la pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida-ZYGMUNT BAUMAN

Por: Verónica López Ruiz

Título: Ceguera Moral: La pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida.
Autores: Zygmunt Bauman y Leonidas Donskis.
Editorial: Ediciones culturales Paidós.
País: España
Año: 2015
Número de páginas: 271 pp.

El libro “Ceguera Moral: la pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida”, es una publicación que presenta un diálogo sobre el redescubrimiento de un sentido ético como alternativa de la pérdida de sensibilidad de la humanidad.

El libro se divide en cinco apartados: 1. De los demonios a las personas terriblemente normales y cuerdas; 2. La crisis de la política y la búsqueda de un lenguaje de sensibilidad; 3. Entre el miedo y la indiferencia: la pérdida de sensibilidad; 4. Arrasar la universidad: el nuevo sentido del sinsentido y la pérdida de criterios”; y 5. Repensar la decadencia de occidente.

A través de estos capítulos, los autores analizan los cambios que la sociedad ha sufrido a través de los años, en función de la pérdida de sensibilidad de los humanos que nos ha llevado a la permanencia de la violencia en el mundo. En la primera parte, sitúan el problema que representa la modernidad en Europa occidental y que luego se expandirá hacia América Latina y al resto del mundo, con características como la despersonalización en una sociedad fragmentada, con las cuales las personas “normales” esconden el monstruo que llevan en su interior, causando daño cuando emplean la traición y el miedo. Los autores citan una novela del siglo XX para afirmar que sus escritores ya habían pronosticado el futuro de los humanos.

En la segunda parte del libro, interpretan lo que realmente representa el mal en la sociedad, involucrando a los medios de comunicación y a las redes sociales como Facebook, Twitter y blogs, donde la sociedad moderna no tiene privacidad alguna, conduciendo a la intromisión e intimidad de las personas. Bauman afirma que la privacidad ha muerto y, por lo tanto, la autonomía del individuo fundamenta la desaparición de la libertad política y el por qué se tiene que legitimar a las redes sociales por ser una base para las relaciones humanas y que fungen como defensoras de los derechos humanos, cuando todas estas acciones le corresponden a los humanos en su espacio físico, social y político.

En el resto del texto se aborda que el ser humano vive entre el miedo, la indiferencia y donde no se confía en la seguridad proporcionada, por tanto, tienden a vender esa libertad y por ello los países de occidente consideran la migración un problema porque no se asegura su derecho a la seguridad individual, lo cual da paso a que en el cuarto capítulo, sus autores señalen que la academia se ha caracterizado por la necesidad de producir en cantidad y no en calidad, donde las capacidades se miden por las cantidades publicadas y no por las nuevas aportaciones a las ciencias.

Por último, en el quinto capítulo intentan repensar la decadencia de los países de occidente y proponen el amor, la amistad, la lealtad y la creatividad como alternativas a la pérdida de la sensibilidad humana.

“Ceguera Moral: la pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida” es un libro centrado en los humanos y en la relación con sus semejantes.

La Guardia Nacional: mutación para salvaguardar la seguridad pública en México; una explicación desde la biopolítica.

Por: Oscar Martínez Vallejo

La inseguridad en México ha sido resultado de una guerra contra el crimen organizado distribuido en todo el territorio mexicano; una característica de esta guerra es que, por un lado, el crimen organizado (representado por cárteles) lucha contra el gobierno (policías municipales, estatales, federales, Marina y Ejército) y, al mismo tiempo, los cárteles luchan contra sus semejantes buscando obtener el control de plazas y rutas cuyo fin es el tráfico ilegal de narcóticos, control de territorios, plazas y rutas que permitan el paso, siembra y tratamiento (instalaciones que permitan procesar estupefacientes) de narcóticos, cuyo principal mercado es Estados Unidos. Esta situación vuelve compleja la guerra contra el narcotráfico. La guerra contra el crimen se inició en el sexenio del presidente Calderón (2006), pasando por el sexenio del presidente Peña (2012-2018), siendo 2017 el año más violento, registrando más de 29,000 muertos; la guerra lleva 13 años y hasta hoy no parece tener una fecha de término.

Otro elemento más que agregar a esta complejidad radica en los actores que engrosan las filas de las instituciones del Estado dedicadas a preservar y salvaguardar la seguridad pública, nacional y el estado de derecho (policías municipales, estatales, el Ejército y la Marina) y los actores que forman parte de los cárteles. Ambos bandos pertenecen a una misma sociedad, compartiendo un mismo lenguaje y cultura; estos elementos son importantes a resaltar porque permite entender que la estrategia para enfrentar al crimen organizado no es sencilla para su elaboración y ejecución. Porque para el Estado, tratar de matizar y construir una imagen del enemigo o agente que perturba la paz es difícil, porque comparten una misma sociedad y el enemigo no es ajeno.

Los cárteles han mutado su estrategia que puede entenderse desde tres puntos: a) comprando protección de actores específicos de instituciones clave del gobierno (gobernadores, presidentes municipales, directores de policía, etc.); b) por otro lado, los cárteles del crimen organizado han adoptado un modus operandi basado en células, lo cual permite una mayor dispersión en campo y al eliminar, capturar o desmantelar algún cártel aparecen dos más; c)  las actividades ilícitas que un cártel puede desempeñar para la guerra no se limitan sólo al tráfico de narcóticos, también se dedican (en mayor o menor escala) al secuestro, extorsión, venta de armas, trata de blancas y lavado de dinero, cometiendo delitos no solo del fuero federal sino también del local; es decir, los cárteles han mutado para preservar su existencia.

El punto clave para entender el problema de esta guerra reside en la estrategia principal de los gobiernos mexicanos para combatir al crimen organizado, sacar al Ejército y a la Marina de sus cuarteles. La razón principal por la cual se desplegó fue que las policías (municipales y estatales) se encuentran imposibilitadas para reaccionar y repeler agresiones de los cárteles que los superan principalmente en armamento. Es decir, las policías no se encontraban capacitadas; en cambio, el Ejército logra establecer un equilibrio táctico, armamentístico y operacional en campo, pero los elementos que engrosan las filas del Ejército y Marina se no se encuentran capacitados para desarrollar labores policiacas. En 2012 la Secretaría de la Defensa Nacional reportó un despliegue total de 75 bases de operaciones mixtas en el país, en estas bases se instalaron soldados que cooperan en conjunto con policías municipales y estatales en tareas de seguridad pública. En 2016 se reportaron 142 bases instaladas, es decir, hubo un aumento del 100% de bases, pero esto no significó una diminución en el número de muertos ni se alcanzó a vislumbrar un fin de la guerra.

Para entender el cambio de estrategia del gobierno en la guerra contra el crimen organizado es necesario entender la génesis del Estado explicado desde la biopolítica.  La hegemonía del Estado tiene relación directa con la legitimación; pero la legitimación no tiene como punto de referencia al Estado; sino a diversos factores como: la comunidad política, el régimen y gobierno; así la hegemonía del gobierno se ejerce para mantener unidos a los elementos del Estado (territorio, leyes, sociedad, economía, instituciones, régimen, etc.). El estado moderno es una asociación de dominación con carácter institucional que ha tratado con éxito de monopolizar dentro de un territorio la violencia física legítima como medio de dominación, a este fin, han reunido todos los medios materiales en manos de su dirigente y ha expropiado a todos los funcionarios estamentales que antes disponían de ellos por derecho propio, sustituyéndolos con jerarquías (Weber, 1979).  Esposito (2006) explica que la biopolítica tiene, por un lado, la misión de reconocer los riesgos orgánicos que amenazan al cuerpo político y, por el otro, la de individualizar y preparar los mecanismos de defensa para hacerles frente.

El poder del discurso permite establecer la legalidad y legitimidad que el Estado necesita para acceder al cuerpo del sujeto, evidentemente quien determina el discurso es quien tiene el poder, el cual se refleja en la política, economía e ideología, pues este discurso es el que configura un paradigma social. El lenguaje es un elemento esencial de todo estado para establecer lo que se puede y no hacer, lo que se debe y no hacer, las leyes lo legitiman, esto es lo que llamamos un “orden del discurso”. La biopolítica está determinada por el orden del discurso y las leyes, ya que éstas tienen repercusión directa para determinar el paradigma del gobierno, construye una forma de pensar y actuar (Foucault, 1997). 

La seguridad nacional se ubica en la corriente realista, desarrollada por Thomas Hobbes y Carl Schmidt. Un principio del realismo político señala que los estados se encuentran en una lucha constante por el poder, donde la política exterior tiene la finalidad inmediata de mantener, aumentar o demostrar el poder de uno frente otro; además, que la lucha por el poder implica también la lucha por la supervivencia, por lo que la diplomacia, la defensa militar y las alianzas buscan garantizar el poder y la supervivencia del Estado frente a las amenazas del exterior y lo mismo sucede al interior (Buzan 2010). 

Partiendo del supuesto de que el Estado es una organización al servicio de las necesidades sociales, las mutaciones de éste serían entonces mecanismos de supervivencia histórica, por tanto, la renovación institucional se orienta a la preservación del régimen como una necesidad que está en un punto tangencial entre las necesidades sociales y la preservación del gobierno. Su importancia radica en la defensa de la soberanía y la protección de la estructura del Estado. Esta explicación establece un enfoque analítico sobre las funciones de la seguridad nacional y la construcción de una agenda de seguridad nacional, la cual es una materialización de la bio-política y el bio-poder (Rivero 2000).

 La propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador, recién iniciado su mandato en diciembre de 2018, puede entenderse como una respuesta inmediata ante la necesidad de combatir al crimen organizado, pero está lejos de una propuesta para terminar con esta guerra, la Guardia Nacional se define como: Nación 3,2,1 (2017) “una institución del Estado que participará en la salvaguarda de la libertad, la vida, la integridad y el pleno ejercicio de los derechos de las personas, protegiendo su seguridad y patrimonio, así como los bienes de la nación, en los casos y bajo las condiciones dispuestas en esta constitución y en las leyes”.

Esta definición, más allá del concepto de una institución de seguridad, se puede interpretar como aceptar que la adaptación de sobrevivencia del crimen organizado ha rebasado la lógica institucional del gobierno el cual ha respondido con una nueva institución que tiene por objetivos seguir combatiendo al crimen organizado, pero con una nueva faceta, un nuevo marco jurídico ajustado e instalaciones, buscando reaccionar de manera inmediata en zonas de conflicto para “apoyar a gobiernos locales”; la importancia de la Guardia Nacional reside en su personal que, de acuerdo con el dictamen, se entiende como un concepto híbrido, que toma la disciplina militar para que en lo interno este cuerpo no sea susceptible a la corrupción, y en lo externo,, darle la capacitación policial de proximidad y entrenamiento en derechos humanos para que responda con cercanía y brinde confianza a la ciudadanía, como apunta el investigador Madrazo, Alejandro (2018) del CIDE, quien menciona que “por más que subrayen policía antes de policía militar, son militares, por más que digan que hay un mando civil porque el Presidente es el comandante supremo, el mando operativo es militar, estará dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional, el entrenamiento será militar, el equipamiento será militar, la disciplina será militar y cambiarle los nombres no cambia al entrenamiento”.

El dictamen señala que la Guardia Nacional es una institución hibrida con organización y disciplina militares, pero que estará bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública de carácter civil. En cuanto a la investigación de los delitos en el dictamen se puede entrever que los delitos del fuero federal y del fuero común corresponden al Ministerio Público, a las policías municipales y estatales y a la Guardia Nacional; pero hace falta que el Congreso de la Unión discuta las leyes reglamentarias y orgánicas para poner en marcha a la Guardia Nacional.

La estrategia de crear una Guardia Nacional para combatir al crimen organizado es una respuesta del gobierno ante la crisis de violencia e inseguridad, pero está lejos de que sea una propuesta que busque pacificar o acabar con la guerra. Es una estrategia encaminada a combatir y establecer un esquema jurídico de acción para los nuevos elementos que buscan preservar el estado de derecho y la seguridad pública en México.

Para terminar con la guerra no es necesario combatir a los cárteles, es necesario prevenir los delitos (tanto de fuero común como federal) y establecer mecanismos a instituciones para frenar la corrupción. La Guardia Nacional es solo un paso más para avanzar al combate contra el crimen organizado.

___________

Bibliografía

Weber, M; 1998. El político y el científico. Madrid, España: Alianza.

Ugarte, J.M; 2005. La relación entre inteligencia y política, y sus consecuencias en las estructuras y normas de los Sistemas de Inteligencia.

[pdf]

Brasilia. Disponible en:  https://fas.org/irp/world/argentina/ugarte.pdf.

Ugarte, J.M; 2012. El ámbito normativo de la inteligencia interior en América Latina. [pdf] Varia Historia, 28(47), 121-162. Disponible en:  http://www.scielo.br/pdf/vh/v28n47/07.pdf   

Rivero, R; 2000. El estado vigilante: consideraciones jurídicas sobre la función inspectora de la administración Madrid, España: Tecnos.

Roberto, E. 2006.  Dios, biopolítica y filosofía. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu.

Montero, J.C; 2013. El concepto de seguridad en el nuevo paradigma de la normatividad mexicana. [E-journal] Región y sociedad, 25(58), 203-238.  Disponible en:  http://www.scielo.org.mx/scielo.php?Script=sci_arttext&pid=S1870-39252013000300007. 

Foucault, M; 2012. El poder, una bestia magnifica: sobre el poder, la prisión y la vida. Buenos Aires, Argentina: siglo XXI.

Foucault, Michel; 2007. “La vida: la experiencia y la ciencia”. En Giorgi G, y Rodríguez F  Ensayos sobre Bio política: excesos de vida (pp. 41-59) [E-book]. Buenos Aires, Argentina: Paidos. Disponible en: https://programaddssrr.files.wordpress.com/ 2013/05/ensayos-sobrebiopolc3actica.pdf 

Foucault, Michel; 2007. “La gubernamentalidad”. En Giorgi G, y Rodríguez F  Ensayos sobre Bio política: excesos de vida (pp. 187-215) [E-book]. Buenos Aires, Argentina: Paidos. Disponible en: https://programaddssrr.files.wordpress.com/ 2013/05/ensayos-sobrebiopolc3actica.pdf 

García, H; 2014. “El Estado según Foucault: soberanía, bio política y gubernamentalidad”.[online] Utopía y Praxis Latinoamericana,  núm. Julio-  Septiembre, pp. 53-66. Recuperado de http://www.redalyc.org/html/279/ 27937089006/index.html

Herrera-Lasso, Luis; 2010. “Inteligencia y seguridad nacional. Apuntes y reflexiones”. En Arturo Alvarado y Mónica Serrano, Los Grandes Problemas de México XV: Seguridad Nacional y Seguridad Interior (pp. 192-267). D.F, México: El Colegio de México.

Hernández, Manuel (mayo 2018) Estrategia Fallida: 250,000 asesinatos en México desde el inicio de la “guerra contra el narco”. RT. Disponible en: https://actualidad.rt.com/actualidad/272788-mexico-llega-25 0000-asesinatos-inicio-guerra-narcotráfico

Fisher y Taub (octubre 2017) Análisis: El récord de la violencia en México es una crisis que comenzó hace 20 años. The New York Times. Disponible: https://www.nytimes.com/es/2017/10/28/violencia-mexico-interpreter-homicidios-record/?Rref=collection%2Fsectioncollection%2Fnyt-

Vela y Torreblanca (febrero 2019) ¿Qué podemos esperar de la Guardia Nacional? Animal Político. Disponible en: https://www.animalpolitico.com/blogueros-el-foco/2019/01/16/que-podemos-esperar-de-la-guardia-nacional/

5 datos para que entiendas de una vez por todas el tema de la Guardia Nacional, Disponible en: https://www.nacion321.com/gobierno/5-datos-para-que-entiendas-de-una-vez-por-todas-el-tema-de-la-guardia-nacional

Resumen del Índice 2018 del Libertad Económica

Por: Verónica López Ruíz

El índice de libertad económica es una serie de doce indicadores creados por la Fundación Heritage y The Wall Street Journal, cuyo objetivo es medir el grado de aplicación del concepto ideológico del liberalismo económico en cada país del mundo.

Se creó en 1995 y ha sido utilizado para discusiones en materia de seguridad jurídica, crecimiento económico y políticas públicas. Los doce indicadores se agrupan en cuatro categorías: Estado de Derecho (derechos de propiedad, eficacia judicial e integridad del gobierno); Tamaño del gobierno (carga fiscal, gasto del gobierno, y salud fiscal); Eficiencia regulatoria (libertad comercial, libertad laboral y libertad monetaria); y Apertura del mercado (libertad de comercio, libertad de inversión y libertad financiera).

Para estos efectos, la libertad económica tiene que ver con la autonomía individual, y la preocupación de la libertad de elección de cada individuo al adquirir bienes y recursos económicos.

Para los 180 países que se evaluaron, las puntuaciones mejoraron para 102 naciones y disminuyeron para 75 y solo tres permanecieron sin cambios. A continuación se muestra la tabla publicada en el índice, donde se observa la situación de cada país evaluado. El grado de puntaje de libertad económica de los países se clasificaron en: libre, con una puntuación de 80 a 100; mayormente libre, con un rango de 70 a 79.9; moderadamente libre, de 60 a 69 puntos; mayormente libre, de 50 a 59 puntos, y reprimido, con puntuaciones que van de 0 a 49 puntos.  

Fuente: The Heritage Foundation.

Como se observa en la tabla, únicamente 6 países obtuvieron la categoría de economía libre. En primer lugar se encuentra Hong Kong, con una puntuación de 90.2; en segundo lugar, le siguen Singapur con puntuación de 88.8; Nueva Zelanda con 84.2; Suiza con 81.7; Australia con 80.9 y finalmente Irlanda con 80.4 puntos.

Las siguiente 90 economías se encuentran en los rangos de mayormente libres y moderadamente libres, cuyas puntuaciones oscilan entre los 70 y 60 puntos. En economías encontramos a México, en el lugar 63 con una puntuación de 64.8 puntos.

Citando el índice de resultados de 2018: “un total de 96 economías, más de la mitad de todas las naciones y territorios calificados en el Índice de 2018, proporcionan entornos institucionales en los que los individuos y las empresas privadas se benefician de al menos un grado moderado de libertad económica en la búsqueda de un mayor desarrollo económico y prosperidad”.

Sin embargo, el número de países que no tienen una economía libre sigue siendo alto, pues 63 se consideran en su mayoría no libres, destacando países como: Tanzania, Rusia, China, Nicaragua, Kenia, India, Egipto, Brasil, Irán, entre otros. Y 21 países que se encuentran con una economía reprimida con puntajes por debajo de los 50, como Nigeria, Cuba, Bolivia, Venezuela y Corea del Norte.

Según el estudio del índice de 2018, los ingresos per cápita son más altos en las naciones que son mas libres económicamente, aquí las economías situadas en los rangos de libres o mayormente libres disfrutan de ingresos más del doble del nivel promedio de otros países y cinco veces más altas que las economías reprimidas.

Por otro lado, el estudio hace mención del continente americano como uno de los más diversos económicamente, ya que sobresalen Estados Unidos y Canadá en el norte con niveles por arriba de los 70 puntos, y en el centro con economías pobres que clasifican como potencias económicas por desarrollarse, entre ellas México y Argentina y, por otro lado, economías reprimidas como Cuba y Venezuela.

En el índice resaltaron diversos países como Argentina el cual, en 2018, tiene una estabilidad monetaria y financiera, así como reformas significativas que mejoran el marco regulatorio el cual le permitirá la creación de negocios y mayor competitividad.

En el caso de Europa es donde brota la idea de comercios libres, pero también nacieron filosofías como el socialismo y el comunismo, en donde países como Estonia e Irlanda les muestran el camino hacia una economía libre. Sin embargo, Europa al igual que América es uno de los continentes más diversos abarcando países como Rusia y Ucrania, Suiza, Islandia y Grecia, donde el PIB ponderado por población ronda en los $33,291 pesos, esto considerando una inflación baja, pero el continente sigue teniendo problemas de desempleo y deudas públicas.

Entre los países notables en Europa se encuentra Alemania, ubicada en el lugar 25 de la tabla, región que según el índice de 2018 sigue siendo una de las más políticas y económicamente estables e influyentes para dicho continente, y es probable que su crecimiento siga. En España, por otro lado, fueron relevantes las reformas estructurales que lograron sacar al país a flote en 2018, pero la crisis con Cataluña es lo que demostrará su fortaleza post financiera.

Para los países de Medio Oriente y el Norte de África, mencionan que, aunque muchos de ellos son sucesores de las civilizaciones más antiguas, permanecen en la política global, por lo tanto, algunos están disfrutando de la libertad económica del siglo XXI. “Tanto bendecidos como maldecidos” es una de las frases que usan en los resultados del índice ya que varios de estos países poseen enormes recursos minerales, pero también se distinguen por las concentraciones extremas de riqueza pero también de pobreza.

Los países destacables en el índice 2018 para esta región fueron Israel con su avanzada tecnología y mercado competitivo, con una economía combinada que impulsó un significativo avance en la economía libre, sin embargo, la devastación y caos en Siria no permitió clasificarlo.

Por ultimo se mostrará una tabla que muestra el ranking por regiones de la libertad económica que tiene cada uno de los países.

Tabla Libertad Económica: Variaciones regionales (Promedio regional)

Fuente: The Heritage Foundation.

¿De qué se ríen?

Por: José Gabriel Condorcanqui

Cuando Felipe Calderón declaró la guerra a la delincuencia organizada utilizando al Ejército y a la Armada, se abrió la puerta para que estas dependencias se involucraran en acciones policíacas, no tan sólo por la incapacidad logística y material de los cuerpos de seguridad estatales y municipales, sino porque, durante décadas, fueron penetrados, comprados y sobornados por los distintos cárteles de la droga.

A ello debería agregarse, por ejemplo, la “compra” por parte de Amado Carrillo, del denominado “zar antidrogas”, Gutiérrez  Rebollo, Jefe del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas, designado en 1996 y detenido un año después. O bien, cuando en el famoso “juicio del siglo”, instaurado en contra del “Chapo” Guzmán, testigos protegidos, mencionan sobornos entregados a ex presidentes de la República y personajes responsables de la seguridad nacional, como el ex-Procurador General de la República, Ignacio Morales Lechuga, o Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública con Calderón.

En este contexto, una parte del problema consistiría en que el deterioro y la incapacidad de las instancias civiles en materia de seguridad, dio pauta a la actuación de las fuerzas militares, cuya orientación y fin último es el uso de la fuerza letal de la que están investidos, para preservar la soberanía y la integridad del territorio nacional. Tuvieron que salir de los cuarteles para establecer retenes y patrullar calles como si fueran policías preventivos.

Careciendo de un protocolo de actuación, trascendieron a la opinión pública acontecimientos como Tlataya o la muerte de jóvenes universitarios del Tec de Monterrey. Sin omitir detenciones arbitrarias y desapariciones que se le imputaron al Ejército y la Marina. Derivado de ello, las fuerzas políticas en la oposición, incluyendo en su momento al ahora “amado líder”, López Obrador, fustigaron la militarización del país y exigieron el regreso inmediato de las fuerzas armadas a sus cuarteles.

Ya en la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador retomó la creación e institucionalización de la llamada Guardia Nacional, esta denominación proviene (como muchas de las simplificaciones históricas del Presidente) del concepto decimonónico en donde cuerpos militares dependían de los gobernadores, siendo un contrapeso a la intervención del gobierno federal y, en algunos casos, el respaldo a rebeliones como la de Porfirio Díaz en contra de Juárez o la de Venustiano Carranza en contra de Victoriano Huerta.

De lo que impugnó como opositor, puede afirmarse: López Obrador propuso, con matices, la militarización del país: el origen MILITAR en la integración de este nuevo cuerpo de seguridad y la permanencia, cuando menos durante su periodo de gobierno, de los soldados en las calles para “serenar al país”.

Destacan del dictamen los siguientes aspectos:

  1. Los elementos de la Guardia Nacional se sujetarán el fuero civil;
  2. Toda persona que sea detenida será puesta a disposición de la autoridad civil, evitando ser llevada a una instalación militar;
  3. Establecer un sistema de seguridad pública que, de suyo, ya existía en la famosa PLATAFORMA MÉXICO;
  4. Se tendrá que emitir la legislación secundaria en relación a la Ley Orgánica de la Guardia Nacional y Leyes únicas de uso de fuerza y registro de detenciones.
  5. Obliga a los ejecutivos estatales a presentar un diagnóstico y un programa de fortalecimiento de las policías estatales y municipales.

El Presidente tendrá la atribución de designar al mando superior y el equivalente al Estado Mayor de la Guardia Nacional.

Cómo sucede en el devenir histórico del país, todos los problemas económicos, sociales y políticos, en materia penal y de seguridad, se buscan resolver emitiendo leyes, v.gr. para acabar con el “huachicoleo” hay que incrementar las sanciones penales y considerarlo como delito grave. Como diría el Virrey Lacroix  “obedézcase, pero no se cumpla”. El problema no radica en la forma o la perfección -si cabe el término- de una legislación, sino la certeza y la seguridad en su cumplimiento.

La precaria oposición al “amado líder” en el Congreso Federal se envuelve en la enseña patria y con los morenos se sienten salvadores de la patria.  Cuando López Obrador decretó el fin de la “Guerra del Narco”, todos preguntaron: ¿Quién ganó?: porque el “ejecutómetro” habla de 100 días de gobierno de AMLO con 820 muertos o más; porque el líder “huachicolero” de Santa Rosa de Lima en Hidalgo, el multifacético “MARRO”, sube a redes sociales las ejecuciones de personas, poniendo de manifiesto la cantidad y la calidad de las armas y lo más preocupante, el apoyo de las comunidades que lo cobijan, que se benefician de esa actividad ilícita y por ende, lo protegen.

Las fosas clandestinas continúan abriéndose cotidianamente a lo ancho y a lo largo del país. Las condiciones económicas serán adversas al finalizar el año, un ejemplo, ante los problemas laborales en las maquiladoras en el norte, muchas se han retirado dejando a miles desempleados, en este caso, si a un jefe de familia le ofrecen mil pesos para traficar droga, ¿qué opciones tiene?.

Por otra parte, la CNTE se adueña de la educación en el país y recibe los beneficios de haberse aliado con AMLO, paralizan las vías férreas en Michoacán generando miles de millones de pesos y los inversionistas nacionales y extranjeros dudan en trabajar en México.  El turismo que junto con el petróleo y las remesas de los paisanos radicados en USA constituyen los principales ingresos del país, es publicitado mediante un panfleto político de MORENA y su líder.

Todo ello repercutirá en el entorno de la seguridad nacional y la viabilidad  del desarrollo político y democrático del país.

Cuando los legisladores se toman la fotografía después de aprobar la Guardia Nacional, se dicen salvadores de la patria y cantan el himno nacional, sonríen, parece que no entienden, el espectador pregunta: ¿de qué se ríen?

Política folk: hacia una crítica al EZLN

Por: Antonio López

Los zapatistas son parte del folklore mexicano,
no son una amenaza para nadie.
Slavoj Žižek

El primero de enero de 2019, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional cumplió 25 años de ser parte de la vida pública de México. Como en cada aniversario, los zapatistas no perdieron la oportunidad para manifestar su inconformidad sobre los proyectos que amenazan la vida de comunidades originarias del país. En este caso, celebraron 25 años de resistencia, a la vez que manifestaron su descontento con el nuevo gobierno y, dentro del comunicado que publicaron, había una reacción en contra al proyecto del llamado “Tren Maya”.

Apenas los medios de comunicación retomaron las declaraciones del EZLN y las críticas en redes sociales no se hicieron esperar, insultando a los zapatistas con desconocimiento sobre sus orígenes y lo que representan.

En ese contexto se enmarca este texto que pretende exponer una crítica al EZLN, no desde las razones que se manifestaron en redes sociales (“son un invento de Carlos Salinas”, “han estado ausentes ante temas sensibles como Ayotzinapa, Atenco”, entre otros, “son afines al Partido Revolucionario Institucional”, etcétera), sino desde la teoría política, en especial, desde el concepto expuesto por Nick Srnicek y Alex Williams: Política Folk.

1.- ¿Qué busca el EZLN?

Los comentarios vertidos durante los primeros días del año en redes sociales contra el EZLN no sólo estuvieron llenos de odio -algo común en las discusiones entre quienes apoyan completamente al nuevo gobierno y aquellos que disienten de algunas de las decisiones que se están tomando- sino que, en general, estaban plagadas de desconocimiento sobre las causas que este movimiento ha acompañado a lo largo de 25 años de resistencia.

Uno de los señalamientos más desconcertantes para quienes hemos seguido la lucha que se ha llevado a cabo desde el sureste mexicano, es aquel que acusa al Ejército Zapatista de Liberación Nacional de ser una invención del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari; esta afirmación sorprende porque el movimiento indígena le estalló en las manos al ex mandatario, además, lo que buscaban uno y otro son cosas completamente opuestas, por un lado, Carlos Salinas es recordado como el máximo impulsor del neoliberalismo en México, mientras que el Ejército Zapatista nace como un movimiento de resistencia a ese modelo económico, político y cultural, así lo muestra en varios de sus comunicados, como éste, que se publicó en 1996:

Durante los últimos años, el poder del dinero ha presentado una nueva máscara encima de su rostro criminal. Por encima de fronteras, sin importar razas o colores, el Poder del dinero humilla dignidades, insulta honestidades y asesina esperanzas. Renombrado como «Neoliberalismo», el crimen histórico de la concentración de privilegios, riquezas e impunidades, democratiza la miseria y la desesperanza. Una nueva guerra mundial se libra, pero ahora en contra de la humanidad entera. Como en todas las guerras mundiales, lo que se busca es un nuevo reparto del mundo[1].

En este párrafo, el subcomandante insurgente Marcos (ahora Galeano), apunta al que será el enemigo del movimiento: el modelo neoliberal. Desde el origen del zapatismo ellos lo tenían claro, el verdadero rostro del neoliberalismo es la desigualdad y sus consecuencias son perversas, desde el despojo, el hambre, la miseria, hasta la muerte. Franco Berardi “Bifo” (2014), acusa que el modelo neoliberal está centrado en la violencia, hoy, la palabra competencia resulta familiar, cotidiana y para muchos inofensiva, sin embargo, se debe advertir que eso no está bien, que detrás de la competencia lo que existe es violencia y guerra. Berardi utiliza a Deleuze y Guattari y recupera una idea de Mil Mesetas, en donde se señala que hay fascismo en donde se esconde una máquina de guerra en cada rincón y concluye que bajo esa lógica, “el neoliberalismo es la forma más perfecta de violencia” (123).

Esto lo habían advertido los zapatistas en sus comunicados desde que aparecieron en la vida pública en 1994, y por ello, la lucha de los zapatistas es contra la guerra neoliberal y a favor de la vida, el respeto y la dignidad de las comunidades originarias.

Desde el inicio, la intención de los indígenas chiapanecos no fue tomar el poder, sino derribar eso que llamaron “el muro neoliberal”. Al principio invitaron a personas de otras latitudes, sin importar qué idioma hablaran, la clase social, el sexo o la preferencia sexual, lo que realmente se deseaba era organizar y después comenzar la destrucción de ese muro, sin embargo, con el paso de los años la lucha comenzó a cerrarse y la desesperanza se apoderó de algunos milicianos, al menos así parece mostrarlo el comunicado que celebra los primeros 25 años de lucha zapatista: “se los digo claro compañeras y compañeros bases de apoyo, compañeros y compañeras milicianos y milicianas, así lo vemos, estamos solos como hace veinticinco años”[2].

En esta declaración hay una queja, los zapatistas están solos frente a ese muro y parece que nada podrá derribarlo, esa es justamente una de las críticas que se pueden hacer al EZLN desde la política flok: su soledad.

2.- Política Folk como crítica al zapatismo

En su libro Inventar el futuro. Poscapitalismo y un mundo sin trabajo (2017), Nick Srnicek y Alex Williams inician con una crítica a la izquierda, primero a los partidos políticos y después a los movimientos sociales radicales que terminan en una especie de bunkers de resistencia. La crítica resulta interesante porque expone en un solo recorrido muchos de los espacios en los que se pueden ubicar los errores más comunes de los movimientos de izquierda, pero ¿qué es la política folk y por qué serviría para construir una crítica al EZLN? En primer lugar, según los autores, la política folk “es un conjunto de supuestos estratégicos que amenaza con debilitar a la izquierda, volviéndola incapaz de crecer, generar cambios duraderos o expandirse más allá de los intereses particulares” (17). ¿Acaso esas tres condiciones no parecen suficientes para construir una crítica constructiva al movimiento zapatista sin caer en las descalificaciones que ignoran una resistencia de 25 años?

En primer lugar, se puede decir del zapatismo que, a pesar de que se expandió rápidamente en los medios de comunicación, parece que nunca tuvieron una intención real de hacer crecer la resistencia y, a partir de ello, cambiar las condiciones planteadas bajo el modelo neoliberal. Los ejemplos de esto sobran, pero hay uno muy claro, cuando Evo Morales ganó la Presidencia de Bolivia, invitó a los zapatistas a asistir a su toma de protesta, sin embargo, declinaron. A pesar de ello, el mandatario reconoció la lucha y señaló que le debía al Subcomandante Marcos la enseñanza bajo la cual están organizados los zapatistas: “mandar obedeciendo”, misma que iba a ser un eje en su gobierno. Ese reconocimiento hubiera sido un buen pretexto para iniciar una organización que superara los límites de Chiapas y del país, sin embargo, fueron y han sido incapaces de hacer crecer su resistencia, ellos mismos lo aceptan:

Salimos a despertar al pueblo de México y al mundo, solos, y hoy veinticinco años después vemos que estamos solos, pero sí fuimos a decirles, en muchos encuentros lo hicimos, ustedes lo saben, compañeras, compañeros, ustedes fueron testigos, fuimos a despertar, fuimos a decirles a los pobres de México, del campo y la ciudad. Muchos no nos hicieron caso, algunos sí están organizándose, esperemos que sigan organizándose, la mayoría no nos hicieron caso[3].

Esa incapacidad no supone ningún fracaso, los avances en las comunidades son notables, pero desde una crítica a la izquierda, que se encuentra avasallada por el neoliberalismo, sí es una limitación que impedirá que algún cambio se dé en el actual modelo dominante.

Por otro lado, si somos duros con el EZLN, lo cierto es que más allá de las comunidades zapatistas, no han conseguido ningún cambio duradero, es decir, muchos de los problemas que enunciaron desde el inicio como el racismo, discriminación, pobreza, etcétera, son cosas que siguen estando presentes en el país.

En cambio, sí le debemos al EZLN que haya puesto en la agenda pública la necesidad de reconocer a los pueblos originarios y que se hayan convertido en una especie de autoridad moral, sin embargo, nada más ha pasado, como señala Slavoj Zizek (2014), los zapatistas ya no son una amenaza para el establishment “ahora que ya no es una amenaza para nadie, todo el mundo los adora. Todos los políticos dicen <<es bonito tener a estas honestas personas diciéndonos qué hacer, pero nosotros vivimos en el mundo real, así que alguien tiene que hacer el trabajo sucio” (148).

Por último, el Ejército Zapatista también ha sido incapaz de expandirse más allá de sus intereses particulares, es decir, más allá de un movimiento indigenista. Como señalé anteriormente, sí hay clínicas de salud que han mejorado las condiciones de vida en los centros comunitarios zapatistas, sí hay educación incluyente, también han conseguido eliminar prácticas que generan violencia como el tráfico de drogas o armas, han disminuido la desnutrición infantil, entre muchas otras cosas, pero no han conseguido que otros sectores de la población, al menos, en el país, se sumen a la causa de fondo que es la lucha contra el modelo neoliberal.

El hecho de que no hayan podido lograr que otros sectores sociales y no sólo el indigenismo se sumen a su causa, los ha convertido en un movimiento que apunta al localismo.

3. A manera de conclusión.

A lo largo de 25 años, el zapatismo ha tenido logros importantes para sus comunidades, sin embargo, frente a sus intenciones y las metas que se pusieron en sus inicios hay demasiadas cosas que pueden ser criticadas. Aquí se enunciaron sólo tres que responden  a problemas comunes de la izquierda en el mundo, como su incapacidad para crear redes globales de resistencia, la imposibilidad de mantener cambios de larga duración fuera de sus comunidades y la torpeza para sumar intereses diferentes a los del indigenismo.

Sin duda, los errores u omisiones de la izquierda global en general y del EZLN en particular no se quedan ahí, falta hablar de la horizontalidad con la que pretender discutir sus temas, el miedo a poner en la agenda pública una moral que permita mejores condiciones de vida, entre otros. Pero es claro que las críticas y los reclamos que se pueden y deben hacer al zapatismo parten de otros espacios y no de la crítica burda con la que se le lanzaron algunos seguidores del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

De lo que se trata es que esas izquierdas, institucionales y en rebeldía, puedan encontrar puntos de acuerdo para una agenda urgente que mejore las condiciones de vida de los mexicanos, principalmente de aquellos que más han sido agraviados por 30 años de neoliberalismo.

________

Bibliografía

Srnicek, Nick y Alex Williams. 2017. Inventar el Futuro. Poscapitalismo y un mundo sin trabajo. Malpaso, Barcelona.

Berardi, Franco. 2014. La sublevación. Sur plus, México.

Zizek, Slavoj. 2014. Pedir lo imposible. Akal, Madrid.


[1] Primera Declaración de La Realidad. Contra el neoliberalismo y por la humanidad: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/1996/01/01/primera-declaracion-de-la-realidad-contra-el-neoliberalismo-y-por-la-humanidad/

[2] Palabras del CCRI-CG del EZLN a los Pueblos Zapatistas en el 25 Aniversario del Inicio de la Guerra Contra el Olvido. http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2019/01/01/palabras-de-la-comandancia-general-del-ejercito-zapatista-de-liberacion-nacional-dirigidas-a-los-pueblos-zapatistas/

[3] Ídem.

“Somos priistas, créanos, ahora sí nos vamos a portar bien”

Por: José Gabriel Condorcanqui

En su último informe de gobierno, el 1 de septiembre de 1928, Plutarco Elías Calles, declaraba: “…La necesidad que consideramos definitiva y categórica de pasar de un sistema más o menos velado de “gobierno de caudillos” a un más franco “régimen de instituciones…”. Esta afirmación puede ser considerada como el acta de nacimiento del Partido Nacional Revolucionario (PNR), que vería la luz el 4 de marzo de 1929.

El abuelo del PRI sería el catalizador de las distintas fuerzas políticas que se disputaban el poder después del homicidio de Álvaro Obregón. Era un instrumento cupular para superar el enfrentamiento armado. En 1938, con el ascenso a la presidencia de Lázaro Cárdenas, se modificó la estructura y se cambió la denominación del partido, para dar lugar al Partido de la Revolución Mexicana (PRM), conforme a la política de masas del cardenismo, Arnaldo Córdova dixit, desde la Presidencia de la República se organizaron, corporativamente los sectores sustantivos que hasta la fecha se mantienen: sector campesino (CNC), sector obrero (CROM y CTM), y el maleable sector popular que, como un cajón de sastre, recibió a toda clase de agrupaciones.

Propiamente, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), nacería en febrero de 1946 durante el gobierno de Miguel Alemán. Teniendo como eje  la figura presidencial, se convirtió desde su creación como PNR en 1929, en una maquina electoral. El Presidente de la República sumaba a sus atribuciones constitucionales, lo que Jorge Carpizo señaló como facultades meta constitucionales: ser el “primer priista” de la Nación: decidiendo la trayectoria política de gobernadores, diputados federales y locales; senadores e incluso presidentes municipales.

La hegemonía priista se mantendría hasta las elecciones intermedias de 1997, año en que el PRI sufrió una primera gran derrota electoral al perder la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados federal. Sería el principio del fin hasta perder la presidencia en el año 2000.

Doce años después la retomaría con Enrique Peña Nieto, el cual durante los dos primeros años de su gobierno, tratando de acreditar un papel de estadista dentro del contexto del Pacto por México, convenció a las oposiciones de instrumentar una serie de reformas estructurales en los ámbitos energético, educativo, de telecomunicaciones y fiscal. En ese momento, el optimismo hizo que algunas publicaciones internacionales lo mencionaran como el “salvador de México”. Desgraciadamente se lo creyó.

Poco a poco se fue construyendo el drama: la “casa blanca”, muestra de tráfico de influencias y corrupción; la realización de obras públicas faraónicas sin ninguna utilidad social evidente como el tren Toluca- Ciudad de México; la opacidad en la construcción del NAIM, entre otros aspectos más delicados, como el disimulo ante la violencia generada por la delincuencia organizada, culminando su sexenio con 125 mil muertos y el caso de los 43 desaparecidos de Atyozinapa que marcaron de  manera indeleble su gobierno.

A lo anterior debe agregarse el entorno personal de Peña Nieto lleno de frivolidad; los excesos de sus familiares y la superficialidad. Todo ello financiado por los contribuyentes del país.

Cuando se da la elección del primero de julio de 2018, la suerte estaba echada, el hartazgo de la población era evidente, la irritación social era incontenible. Y el PRI tuvo que presentar a un candidato que lo primero en declarar es que no era priista. La derrota absoluta del PRI se vio reflejada en los distritos federales de mayoría obtenidos para integrar la Cámara de Diputados y los escaños correspondientes en la de senadores. “Todos caben en una selfie”.

EL PRI EN EL ESTADO DE MÉXICO.

El Estado de México es el último espacio gobernado por un priista. Aquí dicho partido solo obtuvo una diputación local de mayoría y tres diputaciones federales. El candidato a senador, César Camacho, en fórmula con la actual presidenta del CDE, Alejandra del Moral, quedaron en tercer lugar.

En el ámbito municipal, MORENA gobierna prácticamente el Valle México, exceptuando Nezahualcóyotl, es gobierno en los municipios con mayor número de electores: Ecatepec, Texcoco, Chalco, Valle de Chalco; y en municipios clave de lo que era el “corredor azul”: Naucalpan, Tlalnepantla, Coacalco, Cuautitlán Izcalli. En el Valle de Toluca: Toluca y Metepec.

El PRI se mantuvo con 23 alcaldías. Diecisiete de ellas con menos de cien mil habitantes. Debe considerarse que el PRI perdió en la elección de 2017. Ayudaron a salvar la gubernatura las aportaciones mínimas del Partido Verde y Nueva Alianza, además de las presiones a los órganos jurisdiccionales locales y federales.

El PRI en el Estado de México, lo mismo que a nivel nacional, llegan al 90 aniversario de su fundación, primero, sin haber comprendido de fondo las causas de su derrota. Si la dirigente estatal sigue manifestando que Enrique Peña fue el mejor Presidente que ha habido en la historia de México, significa que no ha comprendido el daño que la presidencia de Peña hizo al país y por ende al Estado de México.

En segundo lugar, los priistas no podrán construir para la elección intermedia en 2021 un proyecto alterno de gobierno que se convierta en opción electoral, si no han podido en los congresos local y federal generar un discurso coherente para debatir y trascender en la opinión pública. Surgen preguntas: los próximos candidatos a ediles y diputados que ¿van a ofrecer a los electores?: ¿combate a la corrupción? ¿seguridad suficiente?. “Somos priistas, créanos, ahora si nos vamos a portar bien”.

Los priistas carecen de un elemento intangible pero sustancial: AUTORIDAD MORAL. Hay que agregar, en todo el tiempo que el PRI ha gobernado el Estado de México, la dirigencia estatal es designada por el gobernador de la entidad. El CDE es un apéndice del Ejecutivo estatal. La democracia es desconocida en el PRI. Por eso, ahora que se plantea una elección abierta entre militantes para renovar la dirigencia nacional, habría que estar atentos sobre cómo se asimila a la realidad política local. Los militantes necesitan que les “den línea”.

Ahora, personajes de la catadura de Ulises Ruíz, proponen la expulsión de Peña Nieto del PRI. Si los priistas del Estado de México defienden una postura en contrario, resaltando las “cualidades” y “virtudes” del mismo, estarían recibiendo el “beso del diablo”. No habría nada que hacer.

Al tiempo.