Chimalhuacán, el feudo antorchista del PRI

Juan Carlos Villarreal Martínez

Chimalhuacán es un municipio ubicado en la populosa zona oriente de la entidad, a 122 kilómetros de la capital del Estado de México, y con más de 600 mil habitantes, es el único municipio que el PRI nunca ha perdido del Valle de México, y el más grande de los seis que aún mantiene bajo su hegemonía. Sin embargo, desde hace muchos años ese territorio está bajo el dominio de la inefable organización denominada Antorcha Campesina, sello y epítome de la peor tradición autoritaria del viejo sistema político que se resiste a morir en pleno siglo XXI.

Para el análisis de este municipio, rumbo al 2017, que es el sexto municipio con mayor lista nominal (al 29 de febrero de 2016, 397 mil 201 ciudadanos en la lista nominal)  y  número de habitantes (679 mil 811 habitantes, de acuerdo a la encuesta intercensal 2015 del INEGI) cambiaré un poco la dinámica de comprensión del panorama electoral, sino que también revisaré algunas de las de características municipales distintivas, que si bien ya se hacía un intento, resultaba complicada la presentación de resultados y conclusiones.

Chimalhuacán resulta estratégico para la sobrevivencia de régimen que cuenta con esos votos para mantener el poder, quizá por ello soporta los malos tratos y exigencias interminables de los dirigentes que han hecho de esa organización una abominación política.

En un seguimiento hecho por la agencia de noticias Sin Embargo ha dado testimonio del dominio del antorchismo en el municipio, en una entrevista con habitantes del lugar se destaca la dominación del partido mediante el nombre Antorcha Campesina, al grado de encontrar expresiones como la siguiente: “Antorcha se ha convertido en lumbre que ilumina al pueblo de México (…) México debe verse en Chimalhuacán e Ixtapaluca. Cuando Antorcha gobierne México, todo será Chimalhuacán…” (Padgett, 2015).

Fuente: Padgett (2014).

El crecimiento y características del municipio hasta 2010 ha sido heterogénea y aunque si crecimiento anárquico se ha detenido, sigue batallando para atender a la población en condiciones de pobreza, el cambio demográfico, urbano y económico requiere miramientos en el gobierno, ya que como el 115 constitucional lo establece, es el municipio quien debe suministrar los servicios públicos, comúnmente esgrimidos  durante las campañas electorales. La pregunta, dice Enrique Moreno, profesor de la UAEMex Texcoco e investigador  del Sistema Nacional de Investigadores: “¿Cómo responde el gobierno a la población que tiene que ser tratada como ciudadanos, y no como clientela política-electoral de cada trienio? ¿O de cada sexenio?” (2014, p. 10), y no solo el investigador, todos podrían considerar esas preguntas como legítimas y necesarias, además de esas cuestiones vale la pena preguntarse ¿cómo se ha modificado el comportamiento de los electores, y cuáles son los efectos que han traído para los partidos, específicamente para el PRI?

El comportamiento de los resultados electorales en Chimalhuacán tiene una constante, el priismo, aunque las variables de participación y lista nominal cambien y con ello el margen de victoria, los resultados siguen siendo los mismos. En 2006 el margen fue el menor en el periodo presentado, tal vez se debió a las diferencias locales de sus líderes, o bien por la fuerza en el Valle de México del PRD, que ya se vaticinaba para la contienda electoral: iba por el carro completo.

En cuanto a la competitividad, que es una variable interesante, ya que cuestiona la formalidad del régimen de partidos que se conforma con la competencia, la diferencia entre ambos se encuentra en que la primera pone especial atención en las diferencias del primer y segundo lugar en la elección, para así evaluar las oportunidades que tienen los partidos frente al primero, mientras que la competencia es un requerimiento formal de la democracia y el republicanismo, la existencia de elecciones periódicas en que compitan más de uno. La necesidad de evaluarlo surge para México debido a la hegemonía pragmática del PRI y los partidos satélite.

Como se observa  en la tabla de parámetros básicos, la variable competitividad es errática, puede pasar de muy alta a nula de un periodo a otro sin mayor preámbulo, sin que esto represente necesariamente un cambio de gobierno, los números se mueven, pero el PRI se mantiene, parafraseando a Beltrones, ‘no se gana solo con militantes, pero se pierde sin ellos’, y en Chimalhuacán cuenta no solo con eso, sino también con fuertes aliados. Aliados tanto dentro como fuera del sistema, su operación es simple, invade terrenos, vende casas, hace escuelas que les dan cabida a los hijos de sus seguidores, da plazas a maestros y en cada marcha que hace a Toluca le representa singles dividendos.

Finalmente vale hacer una reflexión sobre la representación legítima del priismo, claro, esto solo es una apreciación simple.  El voto es individual, lo que quiere decir que las personas que acuden a votar no representan más que sus propios intereses, por ello la gran importancia que tienen los partidos, puesto que una de sus funciones es la agregación de intereses, aunque no siempre lo logran, y peor aún, no siempre lo intentan. Esta podría ser una hipótesis de respuesta a las motivaciones de la baja participación electoral, por ejemplo, en el caso de Chimalhuacán siempre está por debajo de la media estatal.

Sin duda alguna, los feudos antorchitas juegan un papel sumamente relevante para la perpetuación del partido en el gobierno, más allá de un análisis de resultados electorales, que siempre resultan útiles, para este y más casos, vale la pena profundizar sobre los poderes fácticos que mueven las piezas de las contiendas electorales, como los partidos políticos se valen de ellos y, cuáles son los efectos sociales de las infinitas combinaciones de movimientos. La capacidad de chantaje de la que goza esta organización tiene al gobierno del Estado de rodillas desde hace más de 20 años.

Fuentes:

IEEM. (2015). Memorias electorales. Obtenido del Instituto Electoral del Estado de México: http://www.ieem.org.mx/memoelec/memorias.html
INEGI. (2016). Encuesta intercensal 2015. Obtenido del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI): http://www3.inegi.org.mx/sistemas/microdatos/formato.aspx?c=34537
Moreno, E. (2014). Gobierno, desarrollo urbano y sustentabilidad en Chimalhuacán, estado de México, período 2000-2010. Acta científica, 2-11. Obtenido de http://actacientifica.servicioit.cl/biblioteca/gt/GT7/GT7_MorenoSanchez.pdf
Padgett, H. (21 de abril de 2014). Antorcha: la máquina de extorsión del PRI. Obtenido de http://www.sinembargo.mx/21-04-2014/966554
Padgett, H. (30 de octubre de 2015). Chimalhuacán, el reino pobre y violento del PRI y Antorcha Campesina. Obtenido de Sin Embargo: http://www.sinembargo.mx/30-10-2015/1533142